[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Todo es posible

opinion

Para reducir las entre tres e incluso seis horas que los guatemaltecos pasan atrapados, paralizados y frustrados en el tráfico cada día, son esenciales estrategias y políticas nacionales serias e inteligentes de urbanización e industrialización del país, con una visión de muy largo plazo. Un nuevo aeropuerto en la Costa Sur y Puerto Quetzal deberían ser el eje de la nueva urbe industrial de Guatemala, diseñada para 2.5 millones de habitantes. Un esfuerzo semejante debe ejecutarse en Izabal. Estas dos ciudades serían una mezcla de centros de convenciones, centros tecnológicos, instalaciones de carga y fábricas localizadas a los lados de eficaces pistas de modernos aeropuertos, y deberían de contar con infraestructura de calidad mundial, estar comunicadas entre sí por trenes rápidos, de alta velocidad. Todos esos proyectos, asegurados con nuevas legislaciones para atraer y cristalizar grandes inversiones privadas, locales y extranjeras.

Las instituciones del Estado deben salir de la ciudad de Guatemala y transformarse en otro eje de desarrollo urbano, pensado para 2 millones de habitantes. Francamente, es una locura estar pensando en construir grandes edificios para millares de burócratas en los terrenos de Fegua, a un lado del Centro Cívico.

Una genuina ciudad universitaria, que incluya centros para innovación y desarrollo, fuera de la ciudad de Guatemala, podría transformarse también en un nuevo foco urbano, vigoroso en todos los ámbitos.

Mientras tanto, con sentido de urgencia, para mitigar la severa crisis de tránsito existente en la ciudad de Guatemala y municipios vecinos, se debe emprender el diseño y la construcción de segundos pisos sobre la Aguilar Batres, la Roosevelt, la San Juan, con desfogues inteligentes y ágiles para el tráfico en esas vías; un segundo piso también desde el parque Jocotenango, pasando por la calle Martí, sobre el puente Belice, hasta la carretera al Atlántico.

Asimismo, es indispensable, el emprendimiento, a marchas forzadas, de un metro subterráneo que, como mínimo, tenga un eje entre Mixco y Vista Hermosa, y entre el Cenma y la carretera al Atlántico.

La planificación y construcción de infraestructura de autopistas, carreteras, caminos, avenidas y calles a nivel nacional, departamental y municipal deben guardar consistencia y formar parte de un plan nacional integral de infraestructura de al menos 15 años. No es posible que a estas alturas del siglo 21 aún se construyan carreteras para entrar al spa de una diputada, o a la vivienda de la familia de una funcionara marginal, pero con cuello con las altas autoridades de turno.

La ejecución de estos planes nacionales de 15 a 20 años pueden facilitarse por medio de asociaciones público-privadas y con el espacio que aún tiene el país para endeudarse localmente y en el extranjero. Desde hace décadas Guatemala ha abultado su deuda hasta niveles preocupantes, para engordar los bolsillos sin fondo de la corrupción y la cleptocracia. Con los ahorros en la balanza de pagos derivados de la reducción significativa de la importación de combustibles y lubricantes, repuestos para vehículos y llantas, estos proyectos de infraestructura de soporte a la producción y a la “psique” del guatemalteco, son altamente rentables.

En otro orden, se deben implementar leyes que prohíban que vehículos rodados de más de cinco años de uso –diez años en el caso de buses y camiones- puedan entrar al país. Hay que percatarse que, sobre todo Estados Unidos de América, están exportando al país chatarra cuyo costo de deshecho debe ser mayor que el precio al que se compra cada unidad.

Soluciones existen, para el tránsito vehicular y para todos los retos y desafíos de Guatemala. De lo que se carece, es de voluntad y capacidad de emprendimiento, en cambio el cáncer que hay que tratar es esa propensión sin límites a la corrupción.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Isela Espinoza elPeriódico
Consumidores centraron sus gastos en abastos durante la pandemia

Ambos canales de venta concentran el 89 por ciento del gasto de los consumidores.

noticia Alejandro Maldonado Aguirre
Narciso Sardá Riusech el héroe olvidado
noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
Mingob desarrolla requisas en tres cárceles del país

Las autoridades pretenden encontrar y decomisar objetos ilícitos.



Más en esta sección

Trump tenía un botón rojo para pedir Coca Cola

otras-noticias

Lakers tumban a los Bucks

otras-noticias

Esperado retorno de Conor McGregor

otras-noticias

Publicidad