[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Una alcaldía no es un botín propio

opinion

Las alcaldías no pueden seguir siendo botines para individuos que ven esos cargos como un concurso de popularidad o banca personal y no como un espacio político de transformación comunitaria integral.

La semana pasada, el medio Ojo con mi pisto publicó una investigación señalando que, durante los últimos cuatro años, el presupuesto para el equipo de comunicación de la municipalidad de Mixco, encargado de promover la imagen del alcalde Neto Bran, ha sido de Q7.8 millones. El equipo está conformado por 29 personas, que incluye a un jefe de comunicación, quien no llena los requisitos técnicos para el cargo. En la planilla hay dos fotógrafos, editores de video, camarógrafos y un encargado de imagen. Es por esta maquinaria que, atrás quedó la imagen del hombre de clase media, quien con naturalidad subía a los buses urbanos a hacer campaña política. Esta ha sido reemplazada por la imagen de un hombre que luce disfraces de policía, bombero, superhéroe o que viste camisas de tallas más pequeñas, abiertas casi hasta el ombligo, con botas, sombrero, barba pintada y armado. 

El alcalde de Mixco, quien al principio de su gestión se jactaba de movilizarse en motoneta, ahora viaja con una comitiva encargada de llevarle hasta el maletín del gimnasio. 

Pero no es solo el tema de la imagen lo que le cuesta millones al municipio, lo preocupante es el legado que dejan individuos como Bran, quien, al pasar de ser una persona desconocida pasa a tener todo el poder y terminan convertidos en autócratas peligrosos. Es ese poder el que permite que Bran acuda a los medios a expresar que la “Procuraduría de Derechos Humanos no debería de existir, pues es un tema monárquico”. Más allá del sinsentido de su declaración, Bran demuestra el peligro de ser un líder que no ve el valor y la necesidad de una institución que vele por los derechos humanos de los ciudadanos. 

Es este poder desmedido el que también impide que Bran acate las recomendaciones de la Contraloría, la cual multó al alcalde por invertir Q10 millones 772 mil 639 de fondos públicos en el Deportivo Mixco, una asociación privada. El alcalde también ha desviado fondos de préstamos gestionados para proyectos de infraestructura para pagos no 

relacionados a esos propósitos. 

Recientemente luego de que un ciudadano criticara la construcción de un parque para perros, Bran tomó sus redes para llamarlo “loco”. Estos no son ejemplos de un mandatario cuerdo, interesado en el bienestar de un municipio lleno de contradicciones, sino es la conducta delirante de un individuo que evidencia ineptitud, corrupción, egocentrismo y autoritarismo.

Las alcaldías no pueden seguir siendo botines para individuos que ven esos cargos como un concurso de popularidad o banca personal y no como un espacio político de transformación comunitaria integral. Por eso, luego de ascender al poder municipal, crean una imagen pública con los peores estereotipos que el pasado colonial y el presente capitalista nos han heredado.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Agencias
Trump anuncia que no asistirá a la ceremonia de investidura de Biden
noticia Moisés Naím
¿En qué se parecen trumpismo, maoísmo y peronismo?
noticia Redacción*
Presidente hondureño habría accedido a que Ejército ayudara a narco

Fiscales de Estados Unidos presentaron mociones que amplían reclamos de drogas.



Más en esta sección

Kobe Bryant, un año después

otras-noticias

Solo quedan 160 camas para enfermos de COVID

otras-noticias

Joe Biden impulsa creación de empleo

otras-noticias

Publicidad