[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Regalos y fiestas de fin de año

opinion

Las ceremonias y las tradiciones tienen mucho valor.

¿Qué es lo mejor de las fiestas de fin de año? El espíritu benevolente casi generalizado no solo entre la familia y con los seres queridos más próximos, sino con amigos viejos y nuevos, e incluso con desconocidos. Ese espíritu suele expresarse en regalos y yo soy el peor regalador que hay de este lado de la Vía láctea y anexos.

En casa de mis padres –y abuelas– había dos formas de entregar los regalos (siempre a las doce en la Nochebuena). Una era que se colocaban los de cada persona en montones separados y cada quien se ocupaba de su “montón”. Y eso era divertido cuando uno era niño y recibía muchos regalos.

Mi forma favorita era cuando los regalos estaban mezclados y mi padre iba repartiendo de forma aparentemente aleatoria mientras decía “Para Fulano, de Mengano” y todos esperábamos que el paquete fuera abierto y entre Ohs! y Ahs! agradecíamos el regalo (aunque el “regalante” no estuviera con nosotros). Era una ceremonia que le daba contexto a la alegría de recibir presentes. Soy de los que cree que las ceremonias y las tradiciones tienen mucho valor para tender lazos entre las generaciones y crear recuerdos. Creo que al abrir regalos deberíamos sentirnos agradecidos.

¿Sábes qué me entristece alguito y me incomoda otro poquito? Esos niños y sus padres que no pueden esperar a la medianoche y abren los regalos sin contexto; es decir sin darle significado al acto de dar y recibir porque alguien les tiene cariño y los valora. También esos niños que atacan los regalos como pirañas en un frenesí de codicia.

Cuando era niño, fue mi tía Paty quien me enseñó a comprar regalos para mis abuelas, padres, tíos y hermanos; porque de niños estábamos acostumbrados solo a recibirlos. Ella nos daba unos pesos y nos llevaba a comprar chalchigüites que
comprábamos y envolvíamos con mucha ilusión.

Ahora, a mí me cuesta mucho elegir regalos y generalmente busco obsequios con significado, o con valor objetivo. Los niños de mi familia no disfrutaban mucho eso cuando eran chicos; pero ahora ya valoran mis regalos…creo. Eso sí, siempre van con cariño.

Te deseo paz y alegría en estas fiestas.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Al Attiyah gana la segunda etapa del Rally Dakar

El catarí Nasser Al Attiyah (Toyota) conquistó la segunda etapa del Dakar en categoría de coches, por delante de los dos Mini de Stéphane Peterhansel, nuevo líder de la general, y Carlos Sainz, este lunes entre Bisha y Wadi ad-Dawasir, en Arabia Saudita.

 

noticia
Samsung presenta las últimas innovaciones para una mejor normalidad en CES 2021
noticia Anabella Giracca
Dilema de libertad

“Mundo sin tiempo y sin espacio”.



Más en esta sección

Una niña cree que todo es un dispensador de gel

otras-noticias

Crece un 400 por ciento la oferta de vacunas de COVID-19 falsas en la dark web

otras-noticias

Una mantis religiosa que vivió entre dinosaurios

otras-noticias

Publicidad