[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El fin de un histórico: Grupo Financiero de Occidente

opinion

“Si el poder está administrado por los mercados, por los grupos financieros, por fuerzas supranacionales que se sustraen a todo control democrático, entonces la política es un asunto tenso y controvertido”. Zygmunt Bauman y Carlo Bordoni “Estado de crisis”.

En el difícil camino a la modernidad, que empieza con don Justo Rufino y su reforma liberal, cincuenta años después de una primera intentona, con Mariano Gálvez, la imbricación de la banca con los poderes fácticos es un acontecimiento interesante para reflexionar ¿por qué estamos como estamos? O como diría el genial Vargas Llosa, en Conversaciones en la Catedral: ¿cuándo nos jodimos?.

En el caso de la abrupta caída del Grupo Financiero de Occidente, léanse lo reservadas que han sido las primeras declaraciones y “explicaciones” sobre la extinción de un conglomerado que es precisamente un retoño de un período que comenzó a preparar al país en los aires de cambio e inserción en el mundo moderno, a través de las ideas liberales, que incluso soñaron con una patria grande centroamericana: por algo los chivos siguen siendo integracionistas, a pesar de estar más cerca de México que de El Salvador u Honduras.

El grupo había cumplido 125 años en el fatídico 2006 cuando allí muy cerca del pasaje Enríquez y del Tecún, cambió de nombre el connotado edificio neoclásico, y en vez de Banco de Occidente, se le colocó el de Banco Industrial, banco este último que también nació al amparo de loables esfuerzos públicos y colectivos, y se capitalizó originariamente con el esfuerzo de un buen número de industriales de la integración, soñando con un segundo aire de cambio tecnológico, que hoy desfallece por las desatinadas medidas de los ministros de Economía subregionales, que persiguen a toda costa: arancel cero en todas las importaciones, sin prestar el debido apoyo a la reconversión industrial.

Desde su fundación el de Occidente se arropó con las cobijas del poder Ejecutivo y su ejército en numerosas decisiones de la vida guatemalense, al punto que el Generalísimo Justo Rufino Barrios fue el mayor accionista inicial y por variar sus ayudantes ascendidos al coronelato los acompañantes accionistas: Manuel Lisandro Barillas y Nicolás Monterroso, luego le siguió el matrimonio de distinguidos quetzaltecos, entre ellos doña Quirina y don Benjamín McKenny.

La historia del banco, como la del país, fue de convulsiones diversas, golpes de Estado, erupciones volcánicas, terremotos y sufrimiento colectivo y local como sucedió con la represión de los propios liberales frente a la intentona de constitución del sexto Estado, que terminó en persecuciones a los líderes y graves daños a la economía local. A pesar de ello, el banco y el grupo siguieron caminando, incluso refundándose al amparo de la ambiciosa reforma monetaria impulsada por los preclaros Zachrisson y Solares, al frente del Ministerio de Hacienda, que culminó con los bancos de emisión, de los que el de Occidente fue un actor de primer orden.

Es entonces un grupo que no es poca cosa como lo pretende minimizar el discursillo de los reguladores: se trataba de la sociedad financiera privada con más activos crediticios del sistema (Q583 millones), y por si fuera poco la segunda con mayor patrimonio computable (Q100 millones). Además, de los Q8 mil 781 millones en activos totales de las sociedades de inversión, Q1,332 pertenecen a Occidente, comprendiendo ello un 15 por ciento del total. Y tengamos en cuenta, eso sí, que estamos hablando de las entidades financieras mejor compenetradas con la problemática de los nuevos proyectos empresariales, su factibilidad y su ingeniería, razón por la cual incluso los conservadores mandatarios colombianos de hoy han creado todo un holding público de inversión financiera, para acompañar con fuerza nuevos proyectos y enfrentar la dura competitividad de un mundo globalizado. Sobre esto último, nada se ha hablado por estos lares.
Como muy bien lo dice el economista ilustre José Molina Calderón, quien me obsequió su interesante investigación “Un siglo y seis lustros de banca”, con una cariñosa dedicación:: “la única batalla que no logró superar (el banco de Occidente y su Grupo) fue la transición de una generación familiar a la otra, que concluyó con la venta del 70 por ciento de sus acciones al mencionado banco industrial”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia UNIVISION
Reporte revela nuevos detalles del asalto al Capitolio
noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
PMT reporta desvío vehicular a cercanías del Congreso

El Legislativo realizará la juramentación de la nueva junta directiva y el presidente Alejandro Giammattei dará su primer informe de gobierno.

noticia Cindy Espina
México envió buses para retornar a migrantes hondureños


Más en esta sección

Kamala Harris, la primera mujer en alcanzar la vicepresidencia de EE. UU

otras-noticias

Los Biden, la nueva “primera familia” de Estados Unidos

otras-noticias

Gobierno anunciará nuevas medidas para frenar segunda ola de contagios

otras-noticias

Publicidad