[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Las clases medias están bloqueadas

opinion

Unas huyen, otras se rebelan

Esta es la época crítica de las clases medias, atrapadas en la paradoja del sistema sociopolítico. A pesar de las exclusiones sociales, los rezagos en el acceso a las redes sanitarias y escuelas de calidad, y las tareas pospuestas del siglo XX, como abrir oportunidades para que la gente posea sus propios activos (desde vivienda, hasta negocios prósperos), se han abierto paso, de la mano de las aceleradas urbanizaciones, nuevas oleadas de jóvenes y adultos que no alcanzan los 50 años, asomándose a niveles de educación y conocimiento (incluyendo por supuesto tecnologías) que sus padres y abuelos no podían soñar.

Pero fueron sus padres y abuelos quienes abrieron el camino a estas generaciones. Tuvieron el espacio por los excedentes en sus actividades agrícolas y pequeños comercios, y gozaron de estabilidad laboral en las oficinas públicas, empresas de tradición o como profesionistas. La paradoja de las clases medias jóvenes es que han cumplido los requisitos para “ejercer” como clases medias, y no pueden. Los títulos universitarios cuelgan orgullosamente en sus salas, pero de nada sirve sin ocupación o subempleo. Viven inseguras, angustiadas, no alcanzan a llegar al final de mes y son extorsionadas por maras inclementes; además el fisco les exige pagar servicios que no reciben.

Pertenecer a las clases medias no es solo tener dinero en el bolsillo. En la primera década del siglo XXI, con el boom de las exportaciones que aceleraron el crecimiento económico y fondearon políticas sociales expansivas (incluyendo los programas de transferencias condicionadas) en varios países de América Latina (apenas en Guatemala), emergieron clases medias con dinero, pero sin cultura. La cultura es tradición y acarrea costos: cine (o Netflix o HBO), teatro, conciertos, libros, periódicos, revistas, música, viajes, restaurantes, tertulias, carro propio, en fin… 

Para esas clases medias que se van sedimentando no hay mayor frustración que, después de haberse esforzado por subir las escaleras –o por no descender-, encontrar el callejón sin salida. Otra diferencia con sus padres y abuelos es que aquellos no tenían necesidad de migrar, menos bajo las crudas tormentas y agravios insoportables de los que ahora somos testigos casi mudos, y que ya es tema neurálgico de la política internacional, hasta el punto de reconfigurar las fuerzas ideológicas y políticas, y decidir elecciones en los países receptores (Estados Unidos, Europa y otros). 

La paradoja de las clases medias, es la paradoja de la promesa de la seguridad y de un desarrollo compartido que, como el pan bajo el brazo, traería la democracia. Pero desde que el mundo es “moderno” y “democrático” nunca se vio como ahora tal concentración de riqueza y poder. Ese es el callejón sin salida de las actuales clases medias. Las historias de éxito económico son excepcionales y, si florecen demasiado, los dueños del poder las podan o arrancan de raíz para que no se conviertan en amenaza. El desequilibrio del control político es alarmante y por eso aumenta el divorcio entre democracia y ciudadanía. Y adicionalmente el clientelismo político, mediante prácticas corruptas, se encarga de matar la cobertura y calidad de los servicios públicos.

En estos meses ha habido mucha especulación sobre qué mueve a las clases medias latinoamericanas y de otros lados a salir a protestar. Es la asfixia, ese callejón insalvable, la resistencia de buscar la vida en otro lado por necesidad, no por opción. En Guatemala el problema mayúsculo de las clases medias es que, además, están atrapadas en un callejón ideológico que les impide rebelarse. Son sumisas o huyen. Apenas rascan la epidermis, la corrupción.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Juan Carlos Méndez
Bienvenido, Mister Marshall

El destino está en nuestras manos. 

noticia Europa Press
Cargar el celular con una botella de agua caliente
noticia AFP
Chileno Cornejo domina el Rally Dakar en motos

El chileno Ignacio Cornejo (Honda), segundo este domingo en la séptima etapa del Rally Dakar, ganada por su compañero estadounidense Ricky Brabec (Honda), vencedor de la última edición de Dakar, se colocó líder de la clasificación de motos.

 



Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

Procesan por femicidio a esposo de Luz María López

otras-noticias

Vuelve el apetito por los mercados emergentes

otras-noticias

Publicidad