[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La generación que no será

opinion

A las niñas de Guatemala cuando no las mata el fuego las matan las balas.

El 16 de febrero de 2018, imágenes de una cámara de vigilancia evidencian cómo un hombre le dispara por la espalda a una joven de 15 años, en la zona 24 de la capital. Uno de sus maestros fue quien la reconoció, su cuerpo quedó tendido en la calle. 

El 26 de octubre de 2018, desapareció y posteriormente fue asesinada una menor de 13 años. Su hermana de 15 años fue una de las víctimas que falleció en el incendio del Hogar Seguro, en 2017. La niña de 13 años fue reconocida por su madre en la morgue del Inacif. 

El 24 de abril de 2019, en Boca del Monte asesinaron a balazos a una niña de 14 años, mientras se dirigía a la tienda.  Su familia llegó a reconocerla cuando yacía tendida en la acera. 

El 23 de agosto de 2019, una joven de 16 años fue asesinada a balazos dentro de una tienda de la zona 7, por rehusarse a pagar extorsión. 

Hace tres días, una niña de 11 años fue asesinada a balazos en la zona 21, mientras atendía una pequeña carreta de alimentos. 

A las niñas de Guatemala cuando no las mata el fuego las matan las balas. Según los datos del Observatorio de los Derechos de la Niñez, ODN, en 2017, un total de 85 niñas y adolescentes mujeres fueron asesinadas con armas de fuego. En 2018 el número aumentó a 91. En total, para 2018, 152 niñas y adolescentes murieron por violencia homicida. De enero a julio de 2018, combinando hombres y mujeres, 443 menores fueron asesinados, incluidos 15 menores de un año. 

En Guatemala, los niños y jóvenes no mueren solamente por la violencia, también los mata el hambre, producto de la corrupción de políticos que han gobernado y saqueado el país. 

En 2017 se reportaron 111 muertes por desnutrición aguda en menores de cinco años. Cuatro de esas muertes fueron en la vía pública. De enero a julio de 2018 se reportaron 7 mil 322 casos de desnutrición aguda en menores de cinco años. 

En estas condiciones ¿Cómo es posible pensar en un futuro digno en Guatemala, si se destruye la vida de las nuevas generaciones? Ante esto, el país solo ofrece dos caminos: uno, la muerte violenta o dos, una muerte lenta.  O sea, el camino que queda es migrar, aunque eso implique arriesgar la vida. Por eso, los miles de menores que se marchan, solos o con sus familias, lo hacen huyendo del infierno y no merecen el trato inhumano que les infligen las autoridades migratorias estadounidenses a órdenes de su presidente. Sin embargo, no se puede obviar que la responsabilidad de esta tragedia comienza en casa y cae sobre las autoridades y políticos incapaces y corruptos que gobiernan estas naciones. Ellos son quienes permiten que jalen el gatillo, ellos son quienes matan de hambre con sus políticas. Por lo tanto, ellos deben responder por sus acciones e inacciones que están acabando con la juventud y la niñez. 

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Hallan 10 nuevos exoplanetas potencialmente habitables
noticia Enrique García elPeriódico
Diputados se ausentan de sus labores legislativas

Chinchilla pide a jefes de bloque que se trabaje una agenda para las próximas sesiones, en tanto que jueves se podría retomar la interpelación al titular de Gobernación.

noticia Redacción*
Médico marquense muere por COVID-19

Familiares del profesional de la medicina lo recuerdan como una persona solidaria.



Más en esta sección

Se estrena, por fin, «Selena: The Series» a Netflix

otras-noticias

A 40 año de la muerte de John Lennon

otras-noticias

Plebiscito contra las elecciones legislativas, la última carta de Guaidó

otras-noticias

Publicidad