[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Fraude electoral en Bolivia?

opinion

Igual que ocurrió en Guatemala, en junio pasado, la autoridad electoral suspendió la transmisión de los resultados de las elecciones generales celebradas en Bolivia el pasado domingo 20 de octubre, por razones ignoradas, y cuando se reactivó la transmisión la tendencia de los resultados había cambiado inexplicablemente casualmente a favor del gobernante Evo Morales, postulado para un cuarto período presidencial por el oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS), y en detrimento del presidenciable opositor Carlos Mesa.

Según la Constitución de Bolivia, para evitar una segunda vuelta electoral (balotaje), se requiere que el ganador de las elecciones (primera vuelta) obtenga más del 40 por ciento de los votos válidos y que la ventaja entre el primero y el segundo sea de al menos el 10 por ciento de los sufragios. 

La tendencia antes del “apagón” si bien registraba que Morales encabezaba los resultados con más del 40 por ciento de los votos válidos, la ventaja entre el primero y el segundo lugar no superaba el 10 por ciento (45 por ciento para Morales y 38 por ciento para Mesa). Sin embargo, cuando se reactivó la transmisión de resultados (24 horas después), el gobernante Morales obtenía el 46.86 por ciento de los sufragios contra el 36.72 por ciento del opositor Mesa, o sea que la diferencia era de 10.14 por ciento.

Esta pequeña diferencia  nos recuerda la ventaja mínima que obtuvo Nicolás Maduro, presidenciable del oficialismo chavista, frente a Henrique Capriles, candidato presidencial de la oposición, en Venezuela, con motivo de las elecciones presidenciales celebradas el 14 de abril de 2013, también señaladas de fraudulentas. Maduro obtuvo el 50.61 por ciento de los votos y Capriles el 49.13 por ciento, o sea una ventaja de 1.49 por ciento, lo justo para ganar después de un convulso escrutinio.

La autoridad electoral boliviana, controlada por el oficialismo, proclamó como vencedor en los comicios al gobernante Morales, sin necesidad de una segunda vuelta electoral, dada la ventaja entre Morales y Mesa según los datos oficiales.

Lo interesante es que algunos funcionarios del gobierno de Morales habían expresado públicamente que el oficialismo tenía que ganar en primera vuelta, ya que era seguro que en una segunda elección perderían, porque sabían que la oposición unida los vencería en un balotaje. Esto abona la tesis de que el oficialismo se aseguró de no ir a una segunda ronda electoral.

El escamoteo electoral es un patrón que han seguido los regímenes bolivarianos de Venezuela, Nicaragua y Ecuador (en tiempos de Rafael Correa), y  Bolivia se sumaría si se confirma el fraude electoral.

La OEA y la Unión Europea han criticado con severidad el escrutinio electoral boliviano y exigido un balotaje. Sin embargo, el régimen de Morales no da signos de ceder, por lo que se avecina un período de inestabilidad política y social, a lo que los regímenes bolivarianos han respondido con represión y opresión. Habrá que estar atentos a lo que pase en Bolivia.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Snyder comparte una imagen diferente de Wonder Woman
noticia Editorial
Legalización del aborto en Argentina
noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Giammattei asegura que se tomarán medidas por el aumento de casos de COVID-19


Más en esta sección

World Compliance Association inicia labores en Guatemala

otras-noticias

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Una niña cree que todo es un dispensador de gel

otras-noticias

Publicidad