[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Diplomacia de hoy y de siempre

opinion

El rincón de Casandra

Ante los cambios de personal diplomático de aquí y acullá no está de más recordar los consejos dados a algún funcionario novel por el embajador francés Berthelot (siglo XX ) quien medio en serio medio en broma solía burlarse de sí mismo al declarar que no le era indispensable ser inteligente para ejercer con éxito su misión, pero que por el contrario era imprescindible ser cortés. El ilustre diplomático era sobre todo un inveterado guasón.

Y en efecto convendría preguntarse con Berthelot qué tipo de inteligencia se requiere en tan compleja función. Se puede considerar sin equivocarse que el tacto, la discreción, la prudencia son aptitudes diplomáticas que constituyen un cierto género de inteligencia. Pero existen otras cualidades que surgen de la vocación misma del diplomático tales como el sentido crítico, el sentido común y cierto olfato determinante para ser un profesional sagaz que le permita juzgar adecuadamente, tanto las situaciones como los actores involucrados en ellas. Le dará ello elementos para informar con exactitud a su gobierno los hechos observados, sin por ello adornarlos ni deformarlos.

El diplomático debe ser leal y valiente. Valentía para expresarle al gobierno donde esté acreditada su opinión, sin por ello ofenderlo, y lealtad hacia su propia cancillería aun arriesgándose a desagradarla. La desinformación y la intriga usual en los tiempos de Maquiavelo ya no son de actualidad ya que los medios de comunicación modernos no lo permiten: todo se sabe, poco se ignora. Por ello, si un embajador viniese a intentar engañar a sus interlocutores, perdería toda credibilidad y por consiguiente su utilidad como diplomático.

Suele suceder que un diplomático discrepe de su propio gobierno y que ello le cause problemas de conciencia. En tal caso deberá solicitar su traslado y en situaciones extremas presentar su renuncia. Esto último es poco usual en nuestra época de diplomáticos profesionales. Sin embargo esto suele acontecer en países “complicados” donde la diplomacia está sujeta a vaivenes ideológicos y a la voluntad indiscutida del “príncipe”, gobernante de turno.

Podríamos agregar a las consideraciones ya apuntadas que el diplomático pudiera verse enfrentado a la pasividad –aun a la impertinencia– de alguna autoridad del país donde ejerce su misión. Le convendrá entonces conservar la sangre fría, ser persistente, y recordar las instrucciones de Talleyrand, insigne diplomático galo, a sus colaboradores: “El verdadero talento de un diplomático es decir la verdad con convicción y autoridad, pero siempre con mesura”… “Mesura en la palabra”, según el diccionario VOX: “Abstenerse de recordarle la mamacita a su interlocutor aunque grandes deseos se tuviera”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia UNIVISION
La esposa de “el Chapo” negocia acuerdo
noticia Evelyn Boche/elPeriódico
Del crimen organizado y políticos al Ejército

El Ministerio de la Defensa dispone de 46 bienes incautados a estructuras criminales.

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
Militares veteranos exigen al gobierno el pago de resarcimiento

Decenas de excombatientes se agruparon en el Parque Central para ser escuchados.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Soldados son retenidos por pobladores en Petén luego de la muerte de tres personas

otras-noticias

Galería | El legado de los compositores guatemaltecos

otras-noticias

El resumen del día en imágenes

otras-noticias

Publicidad