[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La última y nos vamos

opinion

Gracias por este espacio que se convirtió con los años en nuestro lugar de encuentro..

Hace doce años, Juan Luis Font me llamó de forma inesperada para pedirme que me incorporara a los columnistas de el Periódico. Me pareció un desafío insólito que nunca me había planteado y, justamente por eso, lo acepté sin dudar. Durante estos años, el ejercicio que esta columna me ha impuesto ha sido de enorme aprendizaje en el oficio de escribir, ha atizado mi curiosidad por comprender los acontecimientos, ha enfocado mi mirada. También se ha convertido en esta suerte de cordón umbilical que me mantiene conectada a los sucesos, particularmente a aquellos que afectan a Guatemala.

En este momento, preciso de una tregua, de un tiempo de silencio. Y, debido a esta necesidad personal, me retiro temporalmente, esperando volver con una mirada renovada. Las historias, aún nuestra propia vida, adquieren sentido cuando se contienen en ese espacio definido que va del principio al final. El fin de esta etapa sirve para definir mi paso por elPeriódico. Y, me permitirá volver.

Desde hace algunos años, he venido explorando la virtud de lo nomádico. De eso que no busca establecerse, de aquello que fluye sin intentar marcar su rastro. Es vida en su estado más puro. Sin embargo, mi propio destino me llevó en el sentido contrario. Me dediqué a construir estabilidad: tuve dos hijos. A ellos les debía la fijación y la solidez de un hogar. Ahora, vientos nuevos están alcanzando mis velas (mis hijos crecieron) y quiero intentar desatar mis anclas, porque en este momento, no parece tener sentido la inmovilidad.

Resulta difícil ver lo que acontece. Los ojos duelen, por no decir que duele todo. Pareciera que la estupidez, la estafa, el abuso y la maldad se han puesto de moda. Hordas de seguidores proclaman, sin pudor alguno, la falacia de su poder. Los ladrones y los mercaderes han sabido siempre que pueden infestar los templos. Eso no desvirtúa la intocable sacralidad de las cosas que importan. Ellos habrán de caer. Los ojos de la humanidad han visto, una y otra vez, el resurgir de la sanidad después de la locura. ¿Por qué no habríamos de esperar la llegada de un nuevo hálito de luz?

Mientras eso llega, sigamos trabajando en lo que importa. Tengo un enorme agradecimiento por la gente que me lee. Le han dado sentido a ese arduo afán que, cada jueves por la mañana, me hace sentarme a pensar cómo comprender un pedazo de la realidad para plasmarlo en el nítido espacio blanco. Esa lucha con las palabras para que logren contener la vastedad de nuestra percepción, ha sido amor, con todas las humanas deficiencias con las que queda marcado el amor. Ahora solamente queda cerrar con las últimas palabras, con la frase final: gracias por este espacio que se convirtió con los años en nuestro lugar de encuentro.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Sala da trámite al antejuicio contra Neto Bran

La FECI señala al alcalde de Mixco de influir en la comuna que dirige para contratar a Rolando Moisés Pérez, un operador de netcenter que amenazó a operadores de justicia.

noticia Sputnik
Israel bate récords en el consumo de cannabis

Según los datos presentados esta semana en la Conferencia de Salud Pública los consumidores habituales u ocasionales de cannabis y tabaco israelíes han aumentado el consumo de ambos durante los últimos seis meses.

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Nueva junta directiva toma posesión en la APG

Fotos: Álex Cruz/ elPeriódico.



Más en esta sección

Exdirectora de la Diaco denuncia difamaciones

otras-noticias

Kamala Harris, la primera mujer en alcanzar la vicepresidencia de EE. UU

otras-noticias

Los Biden, la nueva “primera familia” de Estados Unidos

otras-noticias

Publicidad