[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Comerciantes, guardianes y extorsionistas

opinion

La vida de comerciantes nos tiene acostumbrados a competir.

 

Vivimos ahogándonos en un vaso de agua, en trifulca nacional constante por nuestra condición fortuita de pueblo agrícola escasamente productivo, aunque muy desarrollado en el comercio de mercaderías legales, ilegales o de contrabando, en el compra y vende, práctica común muy gananciosa. El intercambio es la “costumbre”, porque no destacamos en producción, ni en estabilidad de empleo fijo de por vida para los ciudadanos, sino el sueño es abrir el negocito propio para intermediar.

Uno de los fundamentos es la ignorancia general (las nuevas generaciones no pasan el examen básico de matemáticas e idioma), porque la viveza se aprende en la práctica, que es la escuela real, y los exitosos creen que si ellos pudieron, entonces no hace falta quemarse las pestañas estudiando cálculo infinitesimal o leyendo gruesos tomos de oscuras discusiones filosóficas sobre si el fuego no sabe que quema.

La vida de comerciantes nos tiene acostumbrados a competir contra los demás, formando círculos de clientela, y hemos aprendido a vivir desconfiando, lo que sumado a la ineficiencia en la actividad pública, y a la utopía de la igualdad en un mundo de vida fugaz que estimula el deseo de comodidad, facilitó la corrupción del Estado, esa enfermedad global que encontró tierra fértil, porque nos ha sumergido en la podredumbre. La corrupción chapina tiene vida propia como el oro, e infecta hasta a las instituciones que deberían erradicarla. Las elecciones de representantes para las Comisiones de Postulación, utilizando el bacanal de niñas expuestas en prendas íntimas para pedir el voto, expresa corrupción.

Que unos vivan de comisiones, frente a la adversidad de la mayoría, desató la práctica de dos oficios más, el de la seguridad, que prepara a individuos armados para proteger a los comerciantes y sus derivaciones, así como elevó el interés de los extorsionistas, que se nutren de morder las ganancias ajenas. La extorsión está de moda, porque hasta una potencia del mundo nos está extorsionando. Los estudiantes de la Universidad de San Carlos aplican por la fuerza la extorsión con las autoridades.

Somos un país donde la mayoría gana por intermediación, ya sea en el comercio, protección o extorsión, y eso tiene en guerra a unos contra todos, porque no hay seriedad. Apenas nos salva el positivismo popular de la barrendera que recientemente expresó: “Tan alegre que es la zona 1, hay protestas en el Congreso, procesiones, desfiles y sobre todo, mucho trabajo”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
En Eslovenia, bicicletas por todas partes para celebrar un espectacular año ciclista

Bicicletas iluminadas suspendidas en los balcones, en lo alto de algunas paredes o adornando el escaparate de una tienda: ciudadanos de Eslovenia decidieron aplaudir con originalidad a sus ciclistas, que han iluminado con sus éxitos un duro año 2020.

Lo han ganado todo o casi: Tadej Pogacar, el increíble vencedor del Tour de Francia, y su compatriota Primoz Roglic, segundo en la ‘Grande Boucle’ y campeón de la Vuelta a España y la Lieja-Bastoña-Lieja.

Fue en la pequeña región de Karst y Brkini (oeste), de fuerte tradición ciclista, a unos 80 kilómetros de la capital Liubliana, donde nació la idea.

“Queríamos homenajear los resultados de nuestros corredores y aportar una nota positiva en la crisis actual”, explicó a la AFP Tina Jancigaj Avsec, una de las organizadoras de la acción.

Eslovenia, pequeño país de la Unión Europea de dos millones de habitantes, se ha visto duramente golpeada por la segunda ola de la pandemia del covid-19 y estas atípicas decoraciones de Año Nuevo suponen un bálsamo en los corazones de sus habitantes, bajo fuertes restricciones desde hace muchas semanas.

Mientras recorren los pueblos, ahora se divierten descubriendo las instalaciones y enviando sus fotografías a los iniciadores del reto, que han prometido premios para los diez mejores.

Antiguas bicicletas sacadas del garaje o máquinas de competición, bicicletas de niño e incluso ruedas de carruajes de otros tiempos, adornadas con luces, aparecen por las curvas de los caminos, en los jardines, plazas públicas o en las fachadas de las casas.

Las ruedas “simbolizan la acción, el movimiento al futuro” y un año 2021 que todos esperan más feliz, señala Jancigaj Avsec. Es el momento de “promover el turismo en nuestra región y de no caer en la depresión del coronavirus”.

Aunque ella niega cualquier connotación política, protestantes antigubernamentales las han convertido en un símbolo de “resistencia”, según la expresión del semanario de izquierdas Mladina.

Algunos han publicado en las redes sociales fotografías de estas bicicletas decoradas, haciendo referencia a las manifestaciones ciclistas organizadas en los últimos meses en las grandes ciudades del país para protestar contra la gestión de la crisis sanitaria.

noticia
Esta es la cantidad de agua que realmente debes tomar
noticia
5 MINUTOS


Más en esta sección

Más de 9 mil migrantes hondureños han ingresado a Guatemala para avanzar a EE. UU.

otras-noticias

Precio de la vacuna contra el COVID-19 será público

otras-noticias

La verdad sobre la turba de Trump

otras-noticias

Publicidad