[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El nuevo nombre de la soberanía

opinion

Sin desarrollo justo e integral, ningún pueblo, país o Estado puede ser realmente soberano.

 

En estos días se habla mucho de la soberanía, un concepto que, como todos los conceptos, cambia y evoluciona. Parece que su significado etimológico es “sobre todo”: un poder que está sobre todos los otros poderes; un poder que no está sometido a ningún otro. En un pasado más o menos lejano se opinaba que el soberano era el gobernante, el príncipe o el monarca. Un poco más cercano a nosotros, el filósofo ginebrino Juan Jacobo Rousseau afirmaba que el pueblo es el soberano. Otros quizás opinarían que la soberanía radica realmente en el Estado, como la persona jurídica que eficazmente domina un territorio y una población. Finalmente, otros afirman que sería la ley, la Constitución política del Estado, como cúspide del orden jurídico estatal, quien realmente es la única soberana.

Sin embargo, según Carl Schmitt, jurista y teórico político, simpatizante del régimen nazi, y quien ahora, en esta época, está siendo políticamente rehabilitado por académicos y políticos, el soberano es el que decide sobre el estado de excepción: “si hay una persona o institución, en un sistema político determinado, capaz de provocar una suspensión total de la ley y luego utilizar la fuerza extra-legal para normalizar la situación, entonces esa persona o institución es la soberana en ese cuerpo político”. Jan-Werner Müller, profesor de política en la Universidad de Princeton, afirma que Carl Schmitt es “el enemigo más brillante del liberalismo en el siglo veinte”, y por desgracia su pensamiento es hoy cada día más relevante, como lo ejemplifican numerosos hechos actuales. Schmitt concibió la política como un combate constante entre facciones en guerra. Él pensó que los enemigos, los enemigos reales, son esenciales para las identidades políticas. Por ejemplo: se puede ver en todo el mundo que, mientras la política interna se polariza cada vez más, se produce una creciente excitación popular frente a los enemigos, ya sean estos liberales, socialistas, marxistas o de diferente color, raza o etnia, y en nuestra región particular los inmigrantes que huyen desesperados de las condiciones de sus países de origen.

En Europa y en los Estados Unidos, algunos gobernantes están polarizando a sus ciudadanos con violentos mensajes y acciones contra los extranjeros que intentan refugiarse en sus países. De hecho, estos gobernantes han determinado, unilateralmente y de manera extra-legal, señalar “Terceros Países Seguros”, donde arrumbar a esos indeseables inmigrantes extranjeros. Tal es el caso de los Estados Unidos frente a México y Guatemala. Parece evidente que ni México ni Guatemala cumplen con las condiciones mínimas para ser en realidad “Terceros Países Seguros” para los refugiados que piden asilo en el poderoso país del Norte; sin embargo, sin mediar acuerdos legales, ambos países se han convertido de hecho en verdaderos campos de concentración para quienes buscan asilo y refugio en los Estados Unidos. Así, según los términos de la concepción de Carl Schmitt, ambos países han cedido su soberanía al gobierno de los Estados Unidos.

¿Cómo podrán México y Guatemala recobrar la soberanía perdida? El gobierno estadounidense parece que se ha aprovechado del poco o nulo desarrollo de ambos Estados. La enorme asimetría económica, política e institucional entre las partes ha hecho posible que las simples amenazas del presidente Trump hayan doblegado la “voluntad soberana” de los dos Estados hispanoamericanos. Probablemente el nuevo nombre de la soberanía en el mundo actual sea “desarrollo”, desarrollo integral como lo señalaba Paulo VI en su encíclica Populorum Progressio. Sin desarrollo justo e integral, ningún pueblo, país o Estado puede ser realmente soberano.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
The Mandalorian fue la serie más pirateada del 2020

Durante los siete años Game of Throne se coronó como la serie más pirateada pero eso cambió cuando llegó The Mandalorian

noticia AFP
Grupo de senadores republicanos se niega a certificar la victoria de Biden en EEUU
noticia AFP
Chilenos redescubren sus cerros y su gusto por el aire libre en la pandemia

El ritmo de agobio y apuro que caracterizaba a Santiago, como a todas la grandes urbes, se frenó por la pandemia y obligó a su población a redescubrir una ciudad con cerros para el trekking, un clima idóneo para terrazas y calles que se adaptan a las ciclovías.



Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

Todo está consumado

otras-noticias

Ex-Directora de la Diaco denuncia a funcionarios de Economía por difamación

otras-noticias

Publicidad