[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Convocatoria a la segunda vuelta

opinion

Ocurrió lo imprevisto.

 

Conforme la Constitución y la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP), si en la elección de Presidente y Vicepresidente ninguna de las planillas de candidatos obtuviere la mitad más uno de los votos válidos emitidos, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) deberá convocar a una segunda elección (segunda vuelta) en la que competirán las dos planillas de candidatos que hubieren obtenido las dos primeras mayorías relativas de sufragios en la primera elección.

Dicha segunda vuelta, en su caso, deberá celebrarse en un plazo no mayor de 60 días ni menor de 45, que, obviamente, debe contarse a partir de la fecha de la convocatoria a la segunda elección, en la que, según la LEPP, figurarán las dos planillas relacionadas y la fecha de la misma.

El TSE, en el Decreto 1-2019 de fecha 18 de enero de 2019, mediante el cual convocó a elecciones generales, consignó que las elecciones generales se celebrarían el domingo 16 de junio de 2019 y que si en dichas elecciones ninguna planilla de candidatos a la Presidencia y Vicepresidencia alcanzare la mitad más uno de los votos válidos emitidos, la segunda elección se
celebraría el domingo 11 de agosto de 2019.

En mi opinión, la incorporación de la fecha de una eventual segunda elección en el indicado Decreto fue un error (como lo hubiera sido consignar la fecha de una eventual repetición de una elección por haber alcanzado mayoría absoluta el voto nulo), porque el TSE, además de que se anticipó a los acontecimientos, asumió que entre la fecha de oficialización de los resultados y la fecha de la celebración de la segunda vuelta existiría un plazo de, por lo menos, 45 días. En todo caso, lo correcto hubiera sido que el TSE no fijara fecha para la segunda vuelta en el mencionado Decreto y que, después de haber establecido que ninguna planilla de candidatos había alcanzado la mitad más uno de los votos en las elecciones celebradas el 16 de junio, hubiera procedido a convocar a la segunda vuelta haciendo constar en el respectivo decreto cuáles eran las dos planillas de candidatos que competirían e indicando la fecha de la celebración de la segunda vuelta, que debió haber sido en un plazo máximo de 60 días y no menor de 45, contado a partir de la convocatoria a la segunda elección.

No obstante, ocurrió lo imprevisto. El TSE oficializó los resultados de la primera elección hasta el 1 de julio pasado (15 días después de las elecciones generales), lo que supone que entre esta fecha y el 11 de agosto no media el plazo mínimo de 45 días, ya que, escasamente, hay 40 días.

Algunos argumentan que el plazo no mayor de 60 días ni menor de 45 debe contarse a partir de la primera elección, lo que supondría que entre las fechas de la primera y la segunda elección median 55 días (lapso que, obviamente, excede del plazo mínimo de 45 días). Sin embargo, esta tesis es insostenible, ya que el referido plazo lo fija la LEPP para que los candidatos tengan un lapso mínimo para hacer campaña electoral, que, lógicamente, debe contarse a partir de la fecha de la convocatoria a la segunda elección. En todo caso, no sería razonable que el TSE oficializara los resultados y decretara la convocatoria a la segunda elección ya corriendo el plazo estipulado para la campaña, al punto de reducirlo, por ejemplo, a 40, 30, 20, 10 o 5 días efectivos. ¿Qué sentido tendría una campaña para la segunda vuelta de cinco días o, incluso, de menos días?

Sin prejuzgar sobre la oficialización de los resultados de la elección celebrada el 16 de junio pasado, considero que el TSE debió haber convocado a la segunda vuelta inmediatamente después de haber oficializado dichos resultados, consignar en el respectivo decreto de convocatoria las dos planillas de candidatos que debían competir en la segunda elección, así como la fecha de esta, que debió haberse fijado dentro de un plazo no mayor de 60 días ni menor de 45, contado a partir de la fecha de la convocatoria a la segunda vuelta, como dicta la LEPP. Parece irrelevante, pero no lo es.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Los gemelos idénticos no lo son tanto, según un estudio

Un estudio concluyó que los genomas entre gemelos idénticos presentan un promedio de 5,2 mutaciones diferentes.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Gobierno desmiente audio sobre un posible toque de queda
noticia Gonzalo Marroquín Godoy / ENFOQUE
El berrinche de Trump que afecta la democracia

Cuando un niño consentido no obtiene lo que desea, suele hacer berrinche –pataleo incluido–, sobre todo, cuando está acostumbrado a imponer su voluntad…



Más en esta sección

Acción Ciudadana apela elección de Mynor Moto como titular de la CC

otras-noticias

Marco Pappa enfrentará juicio por violencia contra la mujer

otras-noticias

Cancillería hondureña dice que retorno de migrantes es masivo

otras-noticias

Publicidad