[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

“Los méritos de Tono”

opinion

No basta saber o tener mucho conocimiento, si este no se comparte y especialmente en la formación educativa de los jóvenes.

 

El primer gran mérito de don José Antonio Móbil Beltetón es haber sido un gran lector. “Dime que lees y te diré que piensas”. Por ello, es que ha sido un autodidacta en su propia formación. Y su propia vida lo llevó a escudriñar profundamente en la historia de Guatemala. Y como él mismo escribió, perteneció a una generación que además de estar interesado en el estudio de las leyes y los códigos de derecho, lo estaba en la poesía y literatura hispanoamericana, de ahí su segunda veta de inspiración. Como si lo anterior, fuera poco ha sido uno de los interesados en el arte guatemalteco, especialmente de las artes plásticas, los cuales a decir verdad, no son muchos. Otras vertientes de su personalidad pueden verse en sus propios libros “Los móviles de Tono” y “Yo, lesbiano”.

Pero sus méritos no se quedan por allí. Como lector acucioso se dio cuenta que no basta saber o tener mucho conocimiento, si este no se comparte y especialmente en la formación educativa de los jóvenes. Y por ello, y por las necesidades básicas de la vida, se convirtió en un importante editor en el país. No conforme lideró varias revistas, que crearon en vínculo entre los exiliados guatemaltecos, presentes en Chile, México, Argentina, Brasil, Ecuador, Uruguay, etcétera, y las generaciones de estudiantes y ciudadanos guatemaltecos que se habían quedado en el país, después de la intervención de los Estados Unidos de América, en junio-julio de 1954, cuando fuera derrocado el Presidente Constitucional de Guatemala, Coronel Jacobo Árbenz Guzmán. Su exilio de tres años los vivió en Chile y resulta una delicia leer sus memorias sobre aquellos años, acompañado del gran escritor guatemalteco, de origen hondureño Augusto “Tito” Monterroso y de Roberto “Picky” Díaz Castillo, entre otros. Al regreso a nuestro país, no dejó de liderar actividades culturales, desde la revista Lanzas y Letras hasta la Asociación Cultural de Guatemala. Y naturalmente, que siempre hizo política, oponiéndose al saqueo de los recursos económicos y naturales de Guatemala, luchando incansablemente por la democratización de nuestro país, fue diputado honesto y digno del Frente Democrático Nueva Guatemala, que postulara a la Presidencia de la República a nuestro querido y recordado economista, Jorge Luis González del Valle, en cuyos esfuerzos lo conocí personalmente y siempre al lado de los sagrados intereses de nuestro pueblo. Fue un chiquilín leal del mejor Presidente de Guatemala, doctor Juan José Arévalo Bermejo, promulgador y defensor de los logros de la Revolución de Octubre de 1944-1954 hasta el día de hoy. Destaca, por ello, entre las obras publicadas, la realizada por la Editorial Serviprensa, S. A. en donde Don José Antonio fue compilador al presentar una colección denominada “Cuadernos de Octubre” de varios escritores e intelectuales guatemaltecos. La mencionada colección de cuadernos está integrada por nueve libros: “El caso Guatemala y la Universidad” de Jesús García Añoveros, “Qué es y cómo es el Guatemalteco” de Mario Monteforte Toledo, José Humberto Hernández Cobos y Mario Silva Jonama, “La década revolucionaria, 1944-1954” de José Antonio Móbil, “El artista y los problemas de nuestro tiempo” de Huberto Alvarado, Luis Cardoza y Aragón, Raúl Leiva, Otto Raúl González y Guillermo Noriega Morales. Además, de Carlos Navarrete Cáceres “Luis Cardoza y Aragón y el Grupo Saker-ti”, de José Luis Balcárcel Ordóñez, “Despertar de la conciencia de la clase obrera”, de Jorge Mario García Laguardia “El Estatuto indígena en la Constitución guatemalteca de 1945”, de Ángel Valle Girón “El Presidente Arbenz y el recurso de amparo en materia agraria” y de Roberto Díaz Castillo “Artes plásticas de Guatemala: Un soliloquio”. Un buen manjar literario y de hechos y eventos relacionados con la Revolución de Octubre de 1944-1954 que suman al acervo bibliográfico que debe ser conocido por las nuevas generaciones de guatemaltecos. Pero es, sobre todo estos libros, la forma concreta que Tono encontró de decirnos al resto de guatemaltecos, esta fue mi generación y esto pensábamos. Invaluable… Finalmente, quiero expresar mi admiración por este paisano, simple, diplomático, culto, bromista y bohemio, del cual me precio de ser amigo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Capturan a cuatro hombres por la muerte de dos mujeres en Jalapa

Son señalados de haber dado muerte a dos mujeres con arma de fuego en ese departamento.

noticia AFP
Extranjeros sin mascarillas en Bali obligados a hacer flexiones

Más de 70 personas fueron multadas con 100 mil  rupias (unos 7 dólares), pero otras 30 no tenían dinero y fueron sancionadas a hacer flexiones.

noticia Lorena Álvarez >elPeriódico
PIB per cápita retrocedió por la pandemia

La estimación preliminar es de una caída de 0.5 por ciento y se frenó el crecimiento.



Más en esta sección

Embajada de EE.UU.: elección de magistrados debe ser legítima y transparente

otras-noticias

Acción Ciudadana presenta amparo contra resolución de Sala que favorece a Moto

otras-noticias

Sala otorga amparo para que Mynor Moto tome posesión como magistrado de la CC

otras-noticias

Publicidad