[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Fundamentalismos furibundos

opinion

Estamos rindiendo culto a la oscuridad.

 

La no asistencia a votar el domingo 16 de junio, no entraña actitud voluntariosa de resistencia de parte de casi la mitad de la población sino puro desinterés. La democracia ya no complace, porque se ha perdido la confianza en la posibilidad de incidir, porque el voto no cuenta debido al negativismo constante, a los sapos y culebras que van de un lado al otro, al ataque despiadado a la dignidad de las personas, al absurdo de las campañas negras que solo permiten sobrevivir a quienes tienen piel resistente. ¿Cómo confiar en candidatos que como no brillan se dedican a opacar a sus contrincantes?

Hasta el oficio de opinar está llegando al estadio donde lo único aceptable es disparar insultos contra los demás, porque si osamos decir algo bueno, se derrama el desprestigio y las acusaciones al atrevido por vendido y parcializado. Lo único digno es la infamia. Estamos rindiendo culto a la oscuridad, porque pensamos mal de oficio, porque se nos ha hecho creer que todo está podrido, que si algo se mueve es por acción de gusanos alimentándose de restos humanos.

El daño trasladado a la sociedad, por ausencia de positivismo, imparcialidad y debate de altura en años recientes, es la desconexión social. Ya no nos importa nada. Que otros hagan lo que quieran. No se desea participar en los posibles errores.

Figuramos la existencia de un poder oculto maniobrando el carro, así que participar en la pantomima de las Elecciones es irrelevante. Y como ni siquiera estuvo alegre, sin filas, plática con amigos y familia viendo por la tele los resultados, sino violento, desconfiado, con los perdedores haciendo su show patético al resultar excluidos, ya se anuncia menos afluencia en el balotaje final.

Elegir a nuestros representantes en el Estado debería de ser una fiesta, un honor para los designados y gran responsabilidad para todos, pero en lugar de eso las Elecciones son una olla de pasiones, donde los que pierden no admiten la voluntad de la mayoría, y queman, insultan, agreden, rechazan y buscan restar legitimidad al proceso.

La democracia elevará de nivel si formamos a nuestras familias con libertad de pensamiento y respeto a los demás, lejos de los fundamentalismos furibundos de moda. No es posible que la gente solo pueda tratar con quienes tienen las mismas fantasías y alucinaciones. Abramos la mente con juicio y razón, y no como fieras.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Editorial
ELECCIÓN DE MAGISTRADO DE LA CC POR EL CANG
noticia Mario García Lara
Las crisis engendran oportunidades

Para adaptarse con éxito al mundo pospandemia se requieren mejores instituciones.

noticia Enrique García /elPeriódico
El Ejecutivo guarda silencio sobre sus elegidos para la alta corte

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

ICTA promueve nueva variedad de semilla de arroz mejorada

otras-noticias

Episodio #1

otras-noticias

Jaime Aparicio es condenado a cinco años de cárcel

otras-noticias

Publicidad