[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Negociar ser “tercer país seguro”?

opinion

Esta es la regla de la tiranía.

Las diferencias económicas existentes entre las tres economías del Triángulo del Norte de Centroamérica, México y los Estados Unidos son verdaderamente enormes. Si bien los ingresos por cabeza de los cinco países enfrentados por el fenómeno de una migración incontenible son significativos: por ejemplo, unos 3,900 dólares en El Salvador, 2,500 en Honduras y 4,500 en Guatemala; frente a los 8,900 de México y los 60,000 de los Estados Unidos, las diferencias entre los activos totales –es decir, la riqueza real acumulada de cada país– son mucho más impresionantes. Habría que comparar la riqueza acumulada de los cinco países, tales como el valor monetario de carreteras y ferrocarriles, puertos y aeropuertos, redes eléctricas y de telecomunicación, edificios, plantas industriales, divisiones habitacionales, flota vehicular, escuelas y universidades, así como el valor y la productividad de la tierra, sumados a sus recursos minerales, forestales y pesqueros, además del valor comercial de sus patentes tecnológicas y de otro tipo. El valor total del patrimonio neto de los Estados Unidos es el 31 por ciento del total del patrimonio neto mundial. Por ejemplo: se calculan los activos estadounidenses en unos 270 trillones de dólares, mientras sus deudas alcanzan los 145 trillones, para producir un valor neto patrimonial de alrededor de 125 trillones, más de seis veces su Producto Interno Bruto (PIB); el patrimonio neto de México, en cambio, es tan solo de 1.7 trillones de dólares, 74 veces menos que el de su vecino norteño. El valor patrimonial neto de los tres países centroamericanos es apenas de unos 210 billones de dólares –ocho veces menos que el valor neto de los activos de México, y unas quinientas noventa y cinco veces menos que el de los Estados Unidos–. Así, cada hondureño, salvadoreño y guatemalteco posee en promedio unas seiscientas veces menos recursos que sus contrapartes estadounidenses. Sin duda esta gigantesca asimetría de recursos explica el imparable flujo de migrantes del sur al norte.

Cualquier negociación entre países y gobiernos tan desiguales en recursos no parece que pueda ser justa. El grande y poderoso generalmente impondrá sus intereses a su débil y más pequeña contraparte. En La República de Platón, en la discusión con Sócrates, Trasímaco afirma: “Lo justo no es otra cosa que lo que conviene al más fuerte”; y Sócrates pregunta si lo que quiere decir es que lo que le conviene al poderoso es también conveniente para el más débil. Trasímaco aclara: “Cada gobierno establece las leyes según su conveniencia: la democracia, leyes democráticas; la tiranía, tiránicas; y del mismo modo las demás. Al establecerlas, muestran los que mandan que es justo para los gobernados lo que, a ellos, los que gobiernan, conviene. Al que se sale de esto lo castigan como violador de las leyes y de la justicia”. Esta es la regla de la tiranía, que también puede estar vigente en Estados no tiránicos, como son los Estados Unidos. Parecería que es precisamente lo que el presidente Trump y su gobierno quieren hacer con México y Guatemala, al obligarlos a negociar ser “terceros países seguros” en el tema migratorio: es decir, convertirlos en verdaderos campos de concentración para los cientos de miles de migrantes que huyen de la extrema pobreza, el crimen y la inseguridad en sus lugares de origen.

Frente a la fuerza injusta del poderoso, a los débiles solamente les queda apelar al recurso de la razón y de la ley. Así, países débiles como México, Guatemala y los otros Estados hispanoamericanos no pueden darse el lujo de negar el imperio del derecho internacional y la importancia de las instituciones internacionales, tan trabajosamente construidas, a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial. Hacerlo sería un verdadero suicidio colectivo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Santos obtiene un gran empate en la Bombonera

El argentino Boca Juniors y el brasileño Santos empataron 0-0 en el partido de ida de las semifinales de la Copa Libertadores 2020 jugado este miércoles en el estadio La Bombonera en Buenos Aires.

 

noticia
Suben los contagios en Europa y se intenta acelerar el ritmo de vacunación

La incidencia de contagios de COVID-19 sigue aumentando en Europa, mientras las autoridades intentan acelerar el ritmo de vacunación, una tarea complicada, entre otras razones por la escasez de vacunas y la confusión sobre si alguna de ellas, como la de Astra Zeneca, se aplica restringidamente a ciertos grupos de edad y a cuáles, aspecto sobre el que tampoco hay un criterio unificado.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
#TengoMiedo: la campaña que visibiliza la violencia contra las niñas y mujeres

Este lunes el hashtag #TengoMiedo se convirtió en tendencia en Guatemala. Te explicamos en qué consiste el movimiento y cómo puedes participar. 


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Director de Salud señala que ha dado órdenes para vacunar a padres de diputados

otras-noticias

Autoridades recuperan los 7,1 millones de balas robadas en centro de México

otras-noticias

El adalid de la esperanza para Guatemala

otras-noticias

Publicidad