[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Ana Lucía D’Emilio

opinion

Como pocas funcionarias de Naciones Unidas evitó la victimización o romantización de la niñez indígena.

 

El pasado domingo, recibí la noticia de la partida terrenal de Ana Lucía D’Emilio en su tierra, Milán, Italia. Como tributo a su vida, lucha, compromiso y legado dedico estas palabras.

Conocí a Ana Lucía a inicios de este siglo, cuando asistí por primera vez a la sede regional de UNICEF en Panamá. Ella era una de las entusiastas y visionarias funcionarias, que desde los espacios de poder que poseía y desde donde se desenvolvía buscaba que la niñez indígena y afrodescendiente de América Latina pudiera ir enfrentando los niveles de rezago tan vergonzosos en los cuales se debatían. Una tarea titánica frente a los siglos de exclusión en que los estados latinoamericanos –sin excepción– han mantenido a nuestros pueblos en las áreas rurales pero también urbanas.

Ana Lucía tenía claro que para ir transformando las condiciones estructurales de esas realidades se requería de una participación orgánica y activa de las y los actores de los propios pueblos, ningún cambio externo –por más buena fe que tuviera– podría detener que la niñez indígena y afro continuara muriendo si sus madres durante el embarazo, al momento de dar a luz o durante el proceso de amamantamiento no recibían la atención adecuada y en condiciones dignas. Tampoco podía pararse la desnutrición o el trabajo infantil si las comunidades no eran actoras de ese desafío a nivel local, regional, nacional e internacional, por eso, Ana Lucía impulsó la creación del Grupo Consultivo de líderes indígenas de América Latina, uno de los espacios activos por más de una década que acompañó a UNICEF, entre otras tareas, para la creación de marcos internacionales en favor de la niñez indígena y afrodescendiente que fueran vinculantes a los Estados. Como pocas funcionarias de Naciones Unidas evitó la victimización o romantización de la niñez indígena, por eso, insistía en que “no se puede confundir lo que es producto de la pobreza con lo que es producto de un universo cultural concreto.” Hoy que se ha marchado honoro los más de 25 años dedicados a la niñez en Kosovo, Venezuela, Bolivia, Camboya, Panamá y Cuba.

Querida Ana Lucía, hace un año te despedí en Barcelona y sabía que no volvería a abrazarte.

¡Gracias por tu vida!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia MARIO FUENTES DESTARAC
Sin justicia no habrá paz

El estado de derecho sigue siendo débil y disfuncional.

 

noticia
El año de la República

Análisis de coyuntura

noticia Lorena Álvarez elPeriódico
Pandemia impactó la atención en programas de salud

Según el tablero sectorial se han destinado Q3 mil 60 millones para los tres niveles de atención a nivel nacional.



Más en esta sección

FECI presenta antejuicio contra Neto Bran por abuso de autoridad

otras-noticias

Francis Masek renunció a la Secretaría de Comunicación de Giammattei

otras-noticias

Salud actualiza normas de ingreso y estadía en los cementerios

otras-noticias

Publicidad