[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Políticos de oportunidad… políticas de ocasión (I)

opinion

No terminamos de interpretar el pasado.

 

 

Después de impartir la conferencia “Política y Conflicto Social en Guatemala”, a jóvenes universitarios, la primera pregunta fue ¿Por qué estamos, cómo estamos hoy? La respuesta requirió de un corto repaso de coyunturas pasadas, creadoras de espacios políticos-sociales para definir una agenda de nación.

 

Nuestra historia contemporánea, inicia con la Revolución de Octubre (1944), que unió temporalmente a civiles y militares y cuya conducción por decisión popular recayó en el doctor Juan José Arévalo (1945-1951) –el mejor presidente de la historia hasta hoy–.

 

Arévalo entregó la presidencia a Jacobo Árbenz Guzmán (1951-1954), relevado tras un golpe de Estado por el Coronel Carlos Castillo Armas (1954-1957), con el apoyo del secretario de Estado de los EE. UU., John Foster Dulles; accionista al igual que su hermano de la United Fruit Company (UFCO), con negocios en nuestro país.

 

Castillo Armas fue asesinado tres años más tarde. A partir de este suceso la conducción del gobierno recayó en militares, iniciando el coronel Luis Arturo González López (1957), sustituido después por una junta militar (1957) hasta entregar la presidencia al general e ingeniero Miguel Ydígoras Fuentes (1958-1963) después de su triunfo electoral; provocó una crisis política.

 

La ingobernabilidad aumentó, después del fracasado intento de golpe de Estado por algunos oficiales (13/11/1960), quienes ante su fracaso se movilizaron a inmediaciones de Zacapa. El Congreso para reducir la crisis promulgó una amnistía, que fue rechazada por la mayoría de los militares, que optaron por continuar alzados en armas; surgiendo posteriormente como Movimiento Revolucionario 13 de noviembre (MR-13) y más tarde aparecieron públicamente como Fuerzas Armadas
Rebeldes, FAR (1961).

 

Ydígoras, fue relevado por el coronel Enrique Peralta Azurdia (1963-1966), la que fue bien recibida. La nota más significativa vino de la pluma de la periodista Irma Flaquer –aparentemente asesinada por la guerrilla–, que escribió: NUESTRA SIMPATÍA PARA EL EJÉRCITO: “En realidad, la tesis de un rompimiento constitucional, de una solución seca y si era necesaria violenta, la sostuvimos desde hace algunos años, pero la repetimos con mayor frecuencia desde el año pasado. No había alternativa, o se decidía el ejército a dar un paso firme y enérgico o el país caía en manos de los enemigos de la patria, quizás por muchos años” (Impacto. Abril, 1963).

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Patricia Highsmith
La novelista
noticia Carlos F. Chamorro
El peligroso discurso de odio de Daniel Ortega y Rosario Murillo

Cada vez que estigmatizan y amenazan a “los otros”, los gobernantes le otorgan luz verde a una minoría fanatizada, para insultar, agredir, e incluso matar.

noticia Europa Press
Terapias con células madre no probadas es un problema mundial

Los autores del artículo piden a la OMS que establezca un comité consultivo sobre medicina regenerativa para abordar esta cuestión y ofrecer orientación a los países de todo el mundo.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Largas filas se registraron en puestos de vacunación durante el fin de semana

otras-noticias

Asesores de diputados cobran dietas por reuniones en el TSE

otras-noticias

Vocablos coloniales

otras-noticias

Publicidad