[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Sandra Torres, un Drácula para la democracia guatemalteca

opinion

Si como candidata es intolerante como Presidenta sería peor.

La mejor metáfora para expresar las pretensiones de la candidata presidencial de la UNE, Sandra Torres, de callar a la prensa independiente, de alejar a los fiscales para que no la investiguen, y, en general, de evitar, a toda costa, las averiguaciones sobre su actuación es diciendo que ella es una especie de Drácula para la democracia guatemalteca, a la que no le aporta nada, sino que, por el contrario, le resta y succiona.

Yo siempre he considerado que en una sociedad, el corazón es el Estado de Derecho, que moviliza la sangre por todo el cuerpo. La sangre, que circula por todo el organismo, llevando a los distintos órganos oxígeno vital para la vida, son los derechos básicos e inalienables del ciudadano, entre ellos el derecho a la libertad de prensa. A quienes chupan o destruyen total o parcialmente esos derechos considero que son una especie de Conde Drácula, que según la leyenda chupaba la sangre a sus víctimas. Esto es lo que han hecho todos los dictadores, incluyendo a Manuel Estrada Cabrera y Jorge Ubico en Guatemala, que suprimieron, por algún tiempo, la sangre vivificadora de las libertades ciudadanas, incluida la libertad de prensa.

Analicemos, por un momento, la tesitura del perfil democrático de Sandra. Ella, efectivamente, no acepta la crítica de la prensa independiente, por ello pretende silenciar a elPeriódico y a su presidente, Jose Rubén Zamora, por medio de cinco juicios abiertos en su contra (tres por femicidio y dos en el ámbito estrictamente penal), uno de ellos extensivo a los editores de nacionales, deportes, cultura, fotografía, investigación y diseño y gerente de ventas de elPeriódico. Sandra tampoco acepta que el Ministerio Público la investigue, para lo cual, como torniquete para impedir mayores averiguaciones e imputaciones en su contra, también pidió aplicarles la Ley de Femicidio a los fiscales Juan Francisco Sandoval y Andrei Vladimir González, no obstante ello, como prueba contundente de la imputación realizada, por la redes se escucharon los audios que permitieron oír, con claridad, la voz de la candidata de la UNE, en medio de un maremágnum de diálogos de asociación ilícita y de financiamiento electoral ilícito para su campaña. Sandra tampoco quiere que la investigue la CICIG, por lo que invocó (y emboscó al Secretario General de la OEA) una campaña sin injerencia extranjera. Todo estos hechos prueban que a la candidata presidencial de la UNE le molesta que la critiquen, que la investiguen, que vean cuánto tiene oculto en el closet, utilizando para ello todo tipo de argucias y manipulación de las cortes, algunas de las cuales ya han sido unánimemente condenadas dentro y fuera del país, y lo serán más en el futuro.

Ante la crítica nacional e internacional, para taparle el ojo al macho, Sandra anunció que por su confeso amor por la libertad de prensa, retiraría una de las demandas contra Chepe Zamora, pero ¿y las otras cuatro? De ello no dijo nada. Por otro lado, el reglamento de la Ley de Femicidio no acepta que se cierre el caso por desistimiento, lo cual, como lo sabe muy bien Sandra, solo evidencia que fue una estratagema para engañar, una vez más, a la opinión pública.

¿Es ella una persona abierta al diálogo? En absoluto. De serlo, ¿aceptaría, por ejemplo, participar en un debate público sobre los audios relacionados sobre el financiamiento electoral ilícito de su pasada campaña, audios en los que se escucha su voz con claridad? Ese debate no tendrá lugar porque ella nunca lo aceptará. Ella no dialoga, impone. En una campaña electoral, en la que de verdad es importante que se airee todo, ¿aceptaría ir a un debate para discutir la participación de su partido en el “pacto de corruptos” y de su apoyo en el Congreso al gobierno de Jimmy Morales? Ese debate tampoco tendrá lugar. Ella no dialoga, impone. ¿Acaso no sería saludable para la campaña electoral un debate sobre sus relaciones con gente indeseable, y que aclare, por ejemplo, la fotografía que muestra su amigable presencia, muy bien emperifollada, en el evento de una persona requerida en extradición por narcotráfico de parte de los Estados Unidos? Sandra no dialogará jamás sobre estos temas de verdadero interés sobre todo para los votantes urbanos y capitalinos, porque ella no dialoga, sino que impone, además de hacerlo con un carácter áspero, en traducción libre de un cable del Departamento de Estado norteamericano.

Ella no es una persona de diálogo sino poseedora de una concepción verticalista del poder y de la vida, en la que no caben los disensos, sino solo subalternos que le digan a todo: sí señora, como la pinta Juan Alberto Fuentes Knight, ministro de Finanzas del gobierno de la UNE, en un libro de suave lectura.

Sandra fue la Baldetti del gobierno de su entonces débil marido, a quien utilizó hasta donde pudo, para luego descartarlo; un gobierno en el que, según un diputado de su bancada, hubo “cosas gruesas, pero muy gruesas”, que jamás nadie en la UNE (incluida Sandra) hayan querido aclarar, gran parte de lo cual, sin embargo, ya lo destapó Chepe Zamora (este es su pecado), lo que le valió que ella invocara leyes penales y de Femicidio para silenciarlo, lo cual será solo una salida en falso. Esta y no otra es la razón de su animosidad para con elPeriódico, que quisiera que fuera un diario vasallo de ella, dentro de su imaginario de democracia.

Los comunicadores sociales deberían de poner las barbas en remojo porque con su actuación, Sandra ya está evidenciando que en el poder (el cual elevaría su ego al cuadrado) invocaría leyes penales y de Femicidio para callar a los periodistas independientes, para amarrar las manos de los fiscales, para deshacerse de quienes discrepen de sus decisiones, porque entendámoslo bien, la democracia es un vestido que a ella le queda muy grande. ¡Si así son las vísperas, cómo serán las fiestas! Un dicho de sabiduría popular para que todos meditemos, especialmente los comunicadores sociales independientes a los que les ha cerrado la puerta. gasturiasm@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Raphael rueda serie documental sobre su vida para Movistar+

El rodaje comenzó en marzo bajo la dirección de Charlie Arnaiz y Alberto Ortega y constará con cuatro capítulos.

noticia AFP
En cierres de campaña, Arauz y Lasso se centran en crisis sanitaria y económica de Ecuador
noticia AFP
Autoridades belgas son procesadas por inacción en materia ambiental

Los casos denuncian a los gobiernos por no respetar los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero establecidos por el acuerdo climático de París de 2015.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

MSPAS sigue sin suspender al laboratorio que opera, sin licencia, en el aeropuerto La Aurora

otras-noticias

Lote de vacunas donadas por México ingresará este jueves

otras-noticias

Un tiburón blanco sorprende a un ave descuidada devorándola entre sus fauces

otras-noticias

Publicidad