[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El Milagro del Río Han

opinion

Cada país, como cada ser humano, debe encontrar su propio camino, en función de sus recursos, siendo el principal el humano.

 

Así se conoce el milagro económico ocurrido en Corea del Sur en los últimos cincuenta años. Devastada por la guerra civil, entre el norte comunista y el sur liberal, en mil novecientos cincuenta y tres, destruida y humeante aún por los estallidos de las bombas, Corea del Sur era uno de los países más pobres del planeta con apenas 67 dólares de ingreso per cápita, dependiente totalmente de la cooperación internacional, analfabeta, escuálida y hambrienta.

En el año 2010 Corea del Sur entró a formar parte de la OCDE, –Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico–, siendo actualmente la treceava economía más próspera del globo, considerado como un país desarrollado según el estándar del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial; el primer fabricante de pantallas plasma, el país con la mejor y mayor conectividad a Internet de todo el mundo, el primer productor de circuitos integrados, el quinto y más rentable fabricante de vehículos, el sexto productor de acero, entre otros logros sobresalientes. La primera economía de los países en vías de desarrollo que pasó de ser receptora a donante de ayuda internacional al desarrollo. Un verdadero milagro ocurrido a las orillas del Río Han.

Conversando con varios surcoreanos sobre las razones de su éxito, más o menos todos coinciden que fue resultado del trabajo duro y disciplinado de toda una generación dispuesta a sacrificarse por el bien del país, de la estabilidad política dada por casi veinte años por el régimen del general Park Chung-hee, criticado de dictatorial y represivo; de los planes económicos de largo plazo; de la apuesta decisiva por la educación, la industrialización y la innovación digital; pero sobre todo el trabajo conjunto y sinérgico del sector público y privado, representado este último por las grandes empresas conocidas como Chaeboles, entre las cuales sobresalen hoy nombres como Hyundai, Samsung o LG electronics, entre otras.

La historia no se puede copiar, no hay recetas para el desarrollo. Cada país, como cada ser humano, debe encontrar su propio camino, en función de sus recursos, siendo el principal el humano. Corea del Sur, no tenía ventajas comparativas extraordinarias el siglo pasado, de hecho el general Eisenhower dijo en alguna oportunidad que “este país” no saldría adelante ni en cien años, pero lo hizo, y en medio siglo remontó la escala del desarrollo mundial.

¿Qué impide que Guatemala logre algo similar?. En mi opinión el mayor obstáculo es la falta de voluntad para cambiar. Mientras no sintamos dolor y vergüenza por la situación de nuestro país y haya espacio para la comodidad, estamos condenados a la mediocridad. Mientras sigamos aceptando como la “normalidad” la corrupción, el ventajismo, la discriminación y la ignorancia, seguiremos en lo mismo. Todo cambio transformacional nace en la conciencia, es allí donde Guatemala necesita una verdadera revolución.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Falta de prioridad, insensibilidad e ignorancia del gobierno
noticia Helmer Velásquez
¡Muera la inteligencia!

A propósito del presupuesto Usac.

noticia Enrique García elPeriódico
UNE dispuesta a sacrificar la presidencia del Congreso

La bancada no lograba ayer el consenso de los bloques para obtener la presidencia del Congreso y, en medio de esto, apoyan una nueva posible candidata, Nineth Montenegro.



Más en esta sección

IRTRA abrirá sus parques y anuncia tres nuevas atracciones

otras-noticias

Presentan normativa para retorno a clases para el ciclo escolar 2022

otras-noticias

La USAC conmemora 76 años de autonomía

otras-noticias

Publicidad