[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La cantina De humo

opinion

Son parte de un folklore descolocado. Abandono innombrable que se difumina en la imagen cotidiana.

 

Nadie sabe qué fue de Armando. Dicen que se lo llevaron, dicen que se fue solito. Dicen que una noche desapareció. Armando tiene 11 años.

La zona 14 guadalupana es una estampa del pasado en pleno siglo XXI. Lugar de fervor, de cementerio y acueducto legendario, es un barrio horizontal. Sus calles son un mercado permanente. Tiendas pequeñas custodiadas por pencas de banano,
escobas y guacales de colores, su insignia urbana.

Es el vecindario en donde trabajo y me encanta. Sin planeación, cohabitan ferreterías, farmacias sociales, florerías, salones de eventos, de belleza, talleres de costura. Una avícola es vecina de un colegio. Los recreos son un coloquio de alumnos que gritan y aves que responden. Es un barrio con alma.

Pero están los niños de humo, en estas calles de jolgorio abundan. No van a la escuela, trabajan desde las 4:00 a. m. empujando cajas, lustrando zapatos, lavando carros o vendiendo de todo. Tienen talla infantil pero horario y mirada de adulto, son tan vulnerables.

No es raro ver a la niña-madre golpeando a su pequeña, ni al ebrio matutino hostigando a la chica de las granizadas. Son tantos, que nos acostumbramos a ver su danza de supervivencia anacrónica como si tal cosa, como si la manera en la que viven fuera normal.

En esa contradicción de piñas dulces y niños viejos, vivía Armando, el pequeño lustrador que llegaba en búsqueda de zapatos a las bodegas. Siempre vestía un sudadero verde, más viejo que él. Su cajita de lustre parecía de juguete. Teníamos asuntos en común, Armando y yo. El lugar de trabajo, la hora de llegada, el color de los ojos. Coincidíamos. De tanto vernos nos hicimos cercanos. Era evidente que no desayunaba, tenía mirada de hambre y labios siempre resecos. No hablaba. Al principio pensé que no quería platicar. Con el tiempo deduje que padecía alguna discapacidad, entender su nombre fue una odisea.

Poco a poco construimos una rutina de desayuno. Me esperaba sentado en la acera, con ruidos guturales respondía saludos y preguntas. Le daba Incaparina, pastelitos o galletas, jugos para su día y dulces. Durante muchos meses no faltó él y no faltó su desayuno. En otras bodegas también lo alimentaban. No sé cuántos zapatos lustraba, pero no dejaba de llegar. El hambre es asunto grande.

Hace cuatro meses desapareció. Preguntamos a guardias, a encargados de mantenimiento, a la señora de los almuerzos, a los vendedores, en las tiendas. No saben nada. Armando se esfumó, como otros niños, como el humo.

Son tantos los Armandos de nuestras calles. El futuro de Guate sobrevive en manos de nadie. No reciben educación, ese derecho de todos que en nuestra tierra es privilegio de algunos. Están mal nutridos, mal cuidados, mal amados. De niña también los conocí. Son chicos sin atención que no dejan de nacer, un cáncer muy nuestro. Sus carencias son incontables y muy tristes, tan tristes como la costumbre de ver normal lo inaudito de su condición.

Armando no vuelve, no dejo de pensarlo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Fernanda Paredes
El estado de salud del Presidente es estable, permanecerá aislado en su residencia

El mandatario dijo que probablemente se contagió de COVID-19 en el Palacio Nacional el 14 de septiembre pasado cuando se realizaron actos por la celebración de la Independencia. 

noticia MARIO VARGAS LLOSA
La plaga del arcoíris

PIEDRA DE TOQUE

noticia Julio E. Santos jsantos@elperiodico.com.gt
Jisela Reinoso es enviada a juicio por tres delitos

Darwin Porras, titular del Juzgado Segundo de Instancia Penal, resolvió enviar a juicio a la juzgadora Jisela Reinoso Trujillo, sindicada de los delitos de lavado de dinero, enriquecimiento ilícito e incumplimiento del deber de presentar declaración jurada y patrimonial.



Más en esta sección

Una sonda espacial japonesa trae de vuelta muestras de asteroide

otras-noticias

EE.UU. debe poner fin a la certificación antidrogas, dice panel al Congreso

otras-noticias

Holiday Deals 2020

otras-noticias

Publicidad