[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El racismo en la época electoral

opinion

Se debe priorizar el cuestionar y desmantelar las estructuras de poder impuestas desde la época colonial, que son sobre la cuales, el racismo sigue operando.

 

La época electoral, aparte de los descaros, maniobras ilegales y oportunismos de los candidatos y partidos políticos, es un momento que permite estudiar la prevalencia del racismo en Guatemala. Allí esta la hija de un general genocida, vestida con piezas elaboradas por mujeres ixiles, que su padre, las elites y los militares se dedicaron a exterminar. Un candidato kaibil, quien cada vez que porta el cotón ixil pareciera escupir sobre la memoria de los masacrados. Están también los candidatos que niegan el genocidio y políticos deleznables, como el actual mandatario, cuyo racismo explícito era parte intrínseca de su “carrera” antes de convertirse en el peor presidente de Guatemala.

De igual manera, se observa el racismo en los electores, en insultos, ataques o burlas hacia las y los candidatos indígenas. Pero el racismo sobre el cual esta república fue fundada no solo se manifiesta en los actos de discriminación explícitos, burdos o violentos. Están también aquellos “progresistas” en cuyo imaginario jamás podrían considerar, por un momento, las propuestas emergentes de las voces mayas. También está el ejemplo de “intelectuales” o “líderes” ladinos que se aferran a ser la voz y los iluminados de los proyectos campesinos o indígenas. El conflicto armado, así como las contradicciones y fracasos de la izquierda ladina debieron servir de lección a esa generación de intelectuales para abandonar el papel de “salvadores de indios”. Lamentablemente los proyectos actuales mantienen esas dinámicas, basadas en relaciones desiguales de poder, en las que las voces indígenas son relegadas a servir de imagen, pero no de guía.

Es frustrante que en Guatemala las discusiones sobre políticas y proyectos de nación –de la mayoría de partidos– no contemplen análisis centrados en el tema de la opresión de raza. Esto no sorprende porque vivimos en un “sistema democrático” que se basa en proveer soluciones superficiales a problemas históricos y estructurales, intentando ocultar cómo Guatemala sigue operando en la misma línea en la que fue creada: usando la muerte, violación y
exclusión de las mayorías indígenas.

En Guatemala, la lucha contra el racismo y la discriminación no debe basarse en proveer un espacio de terapia para los no indígenas, en los cuales seamos los pueblos indígenas o garífunas los que paguemos con nuestro trabajo emocional, el tener que explicar los procesos de opresión, evitando herir la fragilidad de los ladinos quienes, al escuchar nuestras voces, reclamos y demandas se asumen atacados. La lucha por otra Guatemala, no debe soltar la lucha contra el racismo. Se debe priorizar el cuestionar y desmantelar las estructuras de poder impuestas desde la época colonial, que son sobre la cuales, el racismo sigue operando.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Manuel Silva msilva@elperiodico.com.gt
Continúa el debate sobre la gestión de los servicios del IGSS

El sector privado pide que el contribuyente pueda elegir en dónde depositar sus recursos a la hora de escoger un plan de retiro o un seguro de salud.

noticia Luisa Paredes
Buscan por sexto día a menor que cayó al río Jalapa

El niño Ismael Danilo Mateo cayó al agua cuando recogía leña.

noticia Edgar Balsells
El mísero cupón y el asalto al dinero público

“Hasta que no tomen conciencia no se rebelarán, y sin rebelarse no podrán tomar conciencia”, George Orwell, 1984.



Más en esta sección

Movimiento Universitario convoca a una marcha para hoy en la Plaza

otras-noticias

El derecho a exigir cambios radicales

otras-noticias

Giammattei gana tiempo

otras-noticias

Publicidad