[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

A las puertas del infierno

opinion

La esperanza se diluye al priorizar los intereses del poder paralelo en forma deliberada en detrimento de los sociales.

 

La primavera del 2019 nos sorprende buscando respuestas a los problemas seculares que nos agobian agudizados por el egoísmo, la intolerancia y la polarización prevalecientes, impidiendo alcanzar acuerdos básicos que permitan evaluar con sensatez la realidad, y encontrar en armonía y sin precipitación soluciones pragmáticas y simples, dificultad que contribuye a postergar la oportunidad de enfocar en su justa dimensión la crisis estructural que nos afecta y, desde luego, resolverla. En ese sentido las elecciones deberían ser un instrumento valioso de renovación social, si fuera posible apartarlas de la superficialidad que las caracteriza, permitiendo establecer metas superiores definidas y permanentes en forma integral, alcanzando el bienestar y la paz anhelada. La esperanza se diluye al priorizar los intereses del poder paralelo en forma deliberada en detrimento de los sociales, perversidad que se les va a revertir sin poder seguir culpando al comunismo de que le falta una pata a la mesa, pues hace rato pasó a mejor vida. De nada les servirá la estrategia de financiar 50 candidatos a la presidencia ni mediatizar a los políticos y darle al pópulo pan y circo, al ser imposible detener el cambio irreversible en el siglo de oro tecnológico, que transforma a la humanidad con el impulso de la juventud de forma irreversible.

En el mundo occidental hace décadas se descuidaron los valores acentuando su decadencia en forma paulatina, priorizando la valoración cuantitativa del ser humano relegando la cualitativa a un segundo plano, sin meditar que es la base de la evolución de la sociedad. Sin ser ajenos a esa realidad, en actitud contemplativa dejamos que los responsables del drama social del país sigan agazapados manipulando el poder y consolidar el statu quo, transando tras bambalinas con dirigentes políticos sin escrúpulos para que todo siga igual, sin la voluntad política de modernizar el Estado aumentando la pobreza y la miseria, condenando sin piedad a los marginados a caer en las garras del crimen organizado, por lo que la democracia como sistema o modo de vida sale sobrando, al no satisfacer las expectativas sociales. En el pasado la respuesta fue el silencio y la indiferencia, hasta que por dicha la informática se convirtió en un agente de cambio, iluminando la esperanza de que surja un líder auténtico, capaz y digno con los faroles bien puestos, para que el pueblo sea actor de su propio destino y no un simple espectador.

La responsabilidad es de la dirigencia nacional, rebasada por la dinámica social sin renovarse ni ceder los cargos a figuras nuevas con mística y ética. Al carecer de capacidad y principios para gobernar, caen en torbellinos de todo tipo de los que no saben salir, cometiendo errores grotescos como sucedió con los Jeeps J8, diciéndole a los gringos en lenguaje coloquial que se los metan donde les quepan. Actitud salvaje y repudiable vinculada a la frivolidad y falta de ética, de los funcionarios responsables avalados por Jimmy, que pagarán por su insolencia un costo elevado y merecido. Si querían devolverlos, nada les costaba hacerlo con un mínimo de cortesía y agradecer la cooperación dispensada con los impuestos de un pueblo amigo, pero se les salió el cobre, actuando como lo que son: arrabaleros. Al no respetar las normas diplomáticas ni los tratados internacionales, con su estilo rupestre, inapropiado y censurable, ensucian la trayectoria del país elaborada con esmero por personalidades ilustres, reconocidas en el ámbito internacional por sus méritos indiscutibles, sin poder opacar el aroma de su talento. La actitud irracional del presidente y los ministros vinculados al affaire, no representa nuestros valores ni principios, mereciendo su torpeza imperdonable repudio absoluto. De seguir los caprichitos y salvajadas, en reciprocidad pueden suspender las importaciones de azúcar y café, y se van al carajo en una hora, solucionando el desmadre que vivimos. Einstein dijo, hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez. Cierto.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
United Buddy Bears, el arte de la tolerancia llega a Guatemala
noticia EDITORIAL
Alcaldes contratistas
noticia DPA
En qué canal y a qué hora podrás ver el partido de Juventus vs Atletico Madrid

Cristiano Ronaldo vuelve a Madrid amenazando la fe del Atlético



Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

Red Medrano conserva propiedad de 24 bienes

otras-noticias

La CC suspende trámite de amparos contra elección de Molina Barreto

otras-noticias

Publicidad