[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Peligro de fraude electoral

opinion

Imponer de nuevo el miedo.

Una tendencia de desconsuelo y desánimo se está expandiendo entre los ciudadanos, porque grupos no mayoritarios quieren imponerse a la fuerza.

Grupúsculos, con apoyo ciudadano marginal, parecen dispuestos a imponer a candidatos con alrededor del diez por ciento de respaldo, al 90 por ciento restante, aplicando truculencias, estrategias desvergonzadas, actos que sugieren una posible corrupción y la vulgaridad tradicional del ejercicio de la impunidad. Y no es cosa nueva, porque aquí la práctica del fraude ha sido de lo más común y corriente.

Hace 45 años, el 3 de marzo de 1974, siendo presidente el coronel Arana Osorio, se sucedió una reñida elección que se disputaron tres militares: Efraín Ríos Montt, del FNO, Frente Nacional de Oposición, que integraba a los partidos Democracia Cristiana DC, Frente Unido Revolucionario Democrático FURD y Partido Revolucionario Auténtico PRA; contra Kjell Eugenio Laugerud García, de la coalición oficial del Movimiento de Liberación Nacional MLN y Partido Institucional Democrático PID; y ante un tercer opositor, Ernesto Paiz Novales, del Partido Revolucionario PR. Un recorrido por el territorio mostraba un dominio absoluto de publicidad del oficialismo, pero el Frente Nacional de Oposición trabajó un plan hormiga, yendo de municipio en municipio, de casa en casa, con la ayuda de las iglesias, de los catequistas, y de jóvenes voluntarios que se lanzaron a la tarea revolucionaria de cambiar el orden de las cosas en momentos cuando la guerra interna ya avanzaba. Un cambio político, sugería ser el medio democrático para evitar el conflicto armado. El oficialismo se mantuvo crédulo porque no dudaban del triunfo, pero cuando las primeras mesas de votación informaron que Efraín Ríos Montt estaba dominando mayoritariamente, se prendió la voz de alerta y con apagones, cambios de urnas, llenado de boletas a mano, se resolvió el asunto, porque el conteo mostró un giro, y pasó Kjell Laugerud a primera posición con el 45 por ciento de los votos, y Ríos Montt a segundo plano con el 34 por ciento. Nueve días más tarde, el Congreso de la República decidió nombrar presidente a quien obtuvo la falsa mayoría relativa, y el perdedor fue enviado al exterior, frustrado y obediente, porque se negó a oponerse al fraude.

La práctica se repitió en las dos elecciones siguientes, y por eso fue el golpe de estado a Lucas García antes de entregar el mando al general Aníbal Guevara, tras las protestas de los partidos afectados. Los disturbios condujeron a Efraín Ríos Montt al poder, quien luego fue depuesto, y tras la transición vino el triunfo democrático de Vinicio Cerezo de la DC, y una nueva era. Treinta años más tarde, la percepción de un nuevo tipo de fraude está germinando en la mente de una población apática, que ya no quiere ni empadronarse ni votar por la veintena y más de candidatos que bailan a ciegas alrededor de la piñata, porque a todas luces hay una intención expresa y dictatorial de imponer nuevamente el miedo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Jacques Seidner
El rincón de Casandra

De la importancia de una puntuación correcta.

noticia Julio E. Santos jsantos@elperiodico.com.gt
CSJ traslada solicitud de antejuicio contra el Presidente al Congreso

De los 13 magistrados, las togadas Elizabeth García y Silvia Patricia Valdés votaron en contra de enviar al Congreso el expediente para que se investigue al mandatario.

noticia Luisa Paredes elPeriódico
San Juan Alotenango despide a la familia Paz Bucú


Más en esta sección

Ejecutivo quiere terminar el año haciendo compras por excepción

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

La del monodelespacio

otras-noticias

Publicidad