[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Tres quinquenios sin cambios (Parte I)

opinion

Para no perder privilegios.

 

Hace quince años asistí junto a otros expositores nacionales y extranjeros al foro “La democracia, seguridad y derechos humanos verdad y justicia bases para la reconcialiacion nacional y consolidación de la democracia”. A continuación, comparto unos párrafos de la ponencia presentada.

Después de narrar brevemente nuestro pasado, expresé: “La mirada retrospectiva hacia el pasado nos sirve para inferir, que cada día que transcurre pareciera ser que se replican esos primeros 18 años de nuestra historia contemporánea (1986-2004). Debido en gran parte al control que antiguos miembros de la insurgencia tienen de la mayoría de grupos de derecho humanos y la cobertura que reciben de los medios de comunicación. O sea que la lucha armada fue sustituida por la agresión ideológica sustentada en las mismas causas reales o aparentes del enfrentamiento armado”.

Luego manifesté: “El escenario actual (2004) presenta características que así los advierten; por supuesto, que más de alguno no estará de acuerdo con ellas, pero no estarlo, es positivo porque permitirá identificar aquellas, que no han sido reveladas y promover su discusión seria”.

Las características más relevantes de esa actualidad eran: “Resurgimiento de pugnas ideológicas extremas entre miembros de las antiguas partes en conflicto; La intensa búsqueda de la condena mediática por parte del grupo ligado a la izquierda versus la libre aplicación de la justicia; El cuestionamiento de la calidad moral de quienes aducen haber sido víctimas, que justificaron su actuar ilegal en las precarias condiciones socioeconómicas y políticas del pasado; El rechazo por antiguos militantes de los grupos armados del principio de inocencia normado en la Constitución; La resistencia a aceptar la idea, que la verdad, no es la que cada uno de nosotros desea; El interés por la institucionalización de la responsabilidad colectiva, objetando una visión similar de su contraparte; La desconfianza de las partes antiguamente en conflicto hacia el sistema de justicia, no solo por su mediocridad y corrupción sino también por su alto nivel de politización y La constante denuncia mediática, como instrumento para ejercer presión hacia los juzgadores”.

Lo descrito anteriormente sustenta la importancia de “examinar la verdad y la justicia”, como el binomio perfecto para la conciliación e impartición de justicia. Es momento de renunciar a los beneficios que deja la posverdad.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
Vicepresidente participa en el Encuentro Nacional de Mancomunidades

Con el encuentro buscan llegar a consensos que beneficien a las localidades y les permitan recuperarse de las consecuencias de la pandemia y tormentas del año pasado.

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Sube a 56 el número de enfermos con COVID-19 en el Hogar San Vicente de Paúl
noticia Claudia Ramírez/elPeriódico
Teqball, nueva disciplina deportiva en Guatemala

Actualmente existen Federaciones Nacionales en 85 países, incluyendo a Guatemala.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Director de Salud señala que ha dado órdenes para vacunar a padres de diputados

otras-noticias

Autoridades recuperan los 7,1 millones de balas robadas en centro de México

otras-noticias

El adalid de la esperanza para Guatemala

otras-noticias

Publicidad