[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El discurso político

opinion

La academia, tercera en discordia.

 

Estamos en el umbral de las próximas elecciones con aproximadamente veinte y cinco (25) candidatos presidenciales. Cantidad que no agrada o convence a más de un experto o analista, que opinan cotidianamente en los MCS, quienes indican que esto ocurrió porque se bajó la barda.

La apreciación anterior es inválida, quienes participan lo hacen según lo establecido en la Constitución Política (1985): “Podrán optar a cargo de presidente o vicepresidente de la República, los guatemaltecos de origen que sean ciudadanos en ejercicio y mayores de cuarenta años” (Artículo 185). Tampoco para optar al cargo de diputado se requiere, un perfil de legislador: “Para ser electo diputado se requiere ser guatemalteco de origen y estar en el ejercicio de sus derechos ciudadanos” (Artículo 162). Igualmente de amplios son los requisitos para competir por las alcaldías.

Lo anterior indica, que cualquier persona con respaldo de un partido político puede competir por la presidencia o para diputado y si es, para alcalde lo puede hacer con el apoyo de un comité cívico. Bajo esta realidad, seguramente no escucharemos un discurso político a la altura de la situación presente, mucho menos una visión prospectiva de nuestro país para los próximos diez (10) años. Oiremos un discurso populista plagado de mentiras y medias verdades.

Pero no todo es negativo, esas condiciones crean un buen espacio para que la academia intermedie entre el público auditorio y los políticos. Es la oportunidad de ilustrar o simplemente informar al potencial votante acerca del significado del discurso deliberativo y conocer cómo se debería plantear la toma de decisiones en el ámbito de la democracia. Caso contrario del discurso epidíctico, el más común y de mayor utilidad para el político con limitados conocimientos, toda vez que está basado en la descalificación y cuestionamiento a los contrarios, sin más argumento que sus señalamientos.

La ausencia de la academia –politólogos, sociólogos, economistas, filósofos– y otros actores con capacidad de aportar al debate político electoral, deja un vasto corredor para que el discurso político se construya con apreciaciones o afirmaciones, provenientes de terceros en discordia. Para lograr sus propósitos utilizarán rumores y bulos o por el contrario ponderarán favorablemente a determinado candidato; en ambos casos harán gala de una elocuencia capaz de influenciar al votante poco informado en la dirección que les conviene.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción elPeriódico
Guatemala bajo la lupa
noticia AFP
Bélgica golea a Rusia

La selección belga ofreció una convincente actuación en su debut en la Eurocopa-2020 e inclinó por 3-0 a Rusia, un marcador que le permite dormir como líder de la llave B por delante de Finlandia, este sábado en San Petersburgo.

 

noticia Rony Ríos/elPeriódico
EE. UU. advierte a líderes corruptos en Latinoamérica

Representantes del Departamento de Estado de dicho país reiteraron que los involucrados en actos corruptos podrían recibir sanciones, como retiro de visados y otras contempladas en la Ley Magnitsky.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Largas filas se registraron en puestos de vacunación durante el fin de semana

otras-noticias

Asesores de diputados cobran dietas por reuniones en el TSE

otras-noticias

Vocablos coloniales

otras-noticias

Publicidad