[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Enfoque: Desmadre político; mayor frustración ciudadana

opinion

El sistema político saca a relucir todos los males que arrastra desde hace décadas y el ambiente electoral se hace más turbio..

 

Anticipar que el proceso electoral sería complicado no era una tarea de análisis complicada, porque desde hace mucho tiempo –acelerado a partir de 2016–, se veía venir este desmadre que vivimos ahora, el cual se fue construyendo lentamente, paso a pasito, como aquel condenado a muerte que camina lenta e inseguramente hacia el patíbulo.

Ya en el año 2015 se hace más que evidente que el sistema político arrastrado desde 1985 ha fracasado y que, como una bola de nieve, cada cuatro años se convierte en más corrupto, ineficiente y perverso. Ha quedado claro que se han perdido las características indispensables para el buen funcionamiento de la República y la democracia.

El sistema político ha llegado a cooptar –por intereses vinculados a la corrupción– al sistema de justicia y los entes fiscalizadores, politizando y manipulando las Comisiones de Postulación y las elecciones en el Congreso de magistrados y Contralor General de Cuentas, entre otros. El resultado es el que todos hemos conocido por las denuncias de la prensa independiente y el destape de gigantescos escándalos de corrupción, al extremo que de ocho presidentes electos popularmente, solamente dos –Vinicio Cerezo y Oscar Berger–, no han enfrentado acusaciones, procesos
judiciales ni guardado prisión.

En anteriores procesos electorales, al menos se daban brotes de esperanza. Prueba de ello es que el pueblo, cansado, agotado, engañado y maltratado, de todas maneras ha acudido a las urnas para intentar un cambio por la vía del voto. Además, con todos los defectos y debilidades del sistema y de la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP), los procesos han transcurrido con algunos sobresaltos, pero sin que se viera esa zangoloteada que ahora estamos viviendo, en un ambiente de caos del que no será fácil sacar cosas buenas.

El escenario se ha vuelto denso, en buena medida, porque la clase política, ha hecho su mejor esfuerzo para impedir que pueda cambiar el rumbo del país. Claro, los politiqueros quieren que se mantenga todo como hasta ahora, que cese la lucha contra la corrupción y la impunidad prevalezca, esa misma impunidad que hasta antes de 2015 hacía que fuera imposible perseguir a los corruptos y ladrones. Al ver lo que está sucediendo, es fácil comprender que en este momento –según las encuestas que he podido ver y analizar– más del 50 por ciento de la población está entre los indecisos, lo que quiere decir que aunque han surgido cerca de 12-14 candidaturas presidenciales o binomios, hay poco encanto de la población hacia alguna de ellas. Ahora mismo, Zury Ríos, rechazada como candidata por impedimento constitucional, intenta que la vuelvan a inscribir por medio de un amparo. Un caso claro –aunque pueda ser injusto– en la Constitución, que los abogados han complicado muchísimo. Esto crea incertidumbre sobre lo que sucederá en esta ocasión. Ha ido a la Corte Suprema y luego deberá llegar el caso a la CC. A Sandra Torres, a quien le favorecía el escenario creado y la pésima reforma a la LEPP –que su propio partido impulsó–, le saltó la liebre cuando menos no lo esperaba y han salido a relucir todos sus trapos shucos de campañas anteriores. Ahora debe enfrentar un proceso de antejuicio, del que confía escapar utilizando el andamiaje de impunidad con socios magistrados, pero de todas maneras le ha dejado al desnudo. Vienen capítulos y capítulos en torno a ella, su partido y sus financistas.

Sobre la candidatura de Thelma Aldana hay también nubarrones, pues tiene enemigos muy poderosos –incluyendo la propia Doña Sandra– y es seguro que deberá caminar por terreno minado en las próximas semanas. Prueba de eso es que ya empiezan a impugnar al partido Semilla ante el TSE.

Si a eso se suma todo el caos que ya provoca la famosa Ley Electoral que silencia a candidatos y dispone desperdiciar cientos de millones de quetzales en una publicidad mal empleada y pagada por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), así como la desinformación que provocan las redes sociales y las campañas negras que brotan a cada minuto, pues el ambiente es un auténtico desmadre –dícese de algo confuso, agresivo, desordenado–.

Si para personas bastante informadas es difícil entender todos los recovecos que tienen los procesos judiciales que se están dando y entender lo que sucede ¿cómo será para la mayoría de la población? Haga, apreciado(a) lector(a) una prueba: Primero piense si tiene claro todo lo que está pasando, y luego pregunte a una, dos o tres personas, si saben o entienden… Es increíble el nivel de confusión y desesperanza que se está creando.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Andrea Paola
Mujer japonesa de 90 años es la gamer más grande del mundo
noticia Pavel Gerardo Vega pvega@elperiodico.com.gt
Presidencia se contradice, no denunciarán a Claus Mérida
noticia Carlos A. Dumois.
El arte de gobernar el negocio familiar

El sucesor tiene que aprender a trabajar, a decidir y a mandar. Le dará continuidad a la empresa si aprende también a gobernar.



Más en esta sección

Sector arrocero acuerda con autoridades revisar derogación de acuerdo

otras-noticias

Gasonline promueve la compra de combustible en línea

otras-noticias

Bini: No hay “Rocca dependencia”

otras-noticias

Publicidad