[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Persecución selectiva contra pactos colectivos

opinion

La marcha sindical del pasado jueves, más que una de las típicas manifestaciones para reclamar supuestos derechos, parecía una velada manifestación a favor de la corrupción en Guatemala. Sabe bien la eterna dirigencia sindical que los casos que ahora les preocupan guardan mucha similitud con negociaciones similares en el pasado. Del Banguat al Mineco; del Congreso al M.P.; de Puerto Santo Tomás de Castilla a Puerto Quetzal; el sector público está lleno de pactos colectivos que casi nadie sabe cómo fueron negociados y que muchas veces han contado con la complicidad de las autoridades respectivas, la pasividad del Minfin, la indolencia del MTPS y la negligencia de la Secretaría Ejecutiva de la Presidencia.

Harta obligación tiene el Ministerio Público de seguir investigando este tipo de negociaciones y a quienes participaron en ellas. Los poquísimos casos que han llegado a ventilarse en las cortes de justicia no pueden ni siquiera ser considerados como la punta del iceberg de este problema. Si el M.P. decidiera investigar a fondo cómo han sido negociados este tipo de convenios laborales dentro del sector público desde la época del tristemente recordado gobierno democratacristiano, seguramente se verían en la necesidad de crear una unidad especial con ese propósito al verse desbordados de trabajo.

Por la razones equivocadas, esta vez tiene mucha razón la cúpula sindical pública, la persecución legal selectiva contra la suscripción de pactos colectivos debe cesar. Dicha persecución debe ampliarse a todos los pactos colectivos que hayan sido negociados en condiciones dudosas. Basta con recordar la administración de Pérez-Baldetti, período durante el cual los principales sindicatos públicos mantuvieron un silencio cómplice a pesar de los flagrantes actos de corrupción. ¿Casualidad o conveniencia? Habría que investigar; seguramente nos llevaríamos interesantes sorpresas. ¿Cuál será la verdadera razón detrás del enojo de la jurásica cúpula del sindicalismo público? Quien nada debe, nada teme.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Magistrados suplentes de tapadera de estiércol

Jose Rubén Zamora

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Congreso aprueba único debate de la ley para adquirir la vacuna contra el COVID-19

La sesión continúa en desarrollo con la aprobación por artículos.

noticia Mario A. Garcia Lara
No hay que esperar a que la agenda nos la impongan desde el norte

De no hacerlo, es probable que el gigante del Norte ejerza su musculatura para imponer soluciones diseñadas desde allá.



Más en esta sección

Embajada de EE.UU.: elección de magistrados debe ser legítima y transparente

otras-noticias

Acción Ciudadana presenta amparo contra resolución de Sala que favorece a Moto

otras-noticias

Sala otorga amparo para que Mynor Moto tome posesión como magistrado de la CC

otras-noticias

Publicidad