[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Enfoque: Jimmy Morales En el “País de las Maravillas”…

opinion

Bien dice el dicho: “Todo depende del cristal con que se mire”. El cristal del Presidente parece que le impide acercarse a la realidad nacional.

Escuchar el discurso del presidente Jimmy Morales el pasado lunes me confirma que los pobres mandatarios nuestros se dejan llevar casi siempre por los informes que les presentan sus subalternos –ministros, directores, etcétera–, y terminan con una visión parcial y distorsionada de la realidad nacional, esa que cambia muy poco con el paso de los gobiernos.

Con un Presupuesto de alrededor de Q70 millardos, es imposible que no se deje o construyan algunas cosas buenas. Algo muy diferente sería si lo que se hace es profundo, eficiente y manejado con absoluta transparencia. Desde que estoy en esto del periodismo –más de 40 años–, me he cansado de escuchar los discursos de los gobernantes hablando maravillas de su gestión. Nunca se ha dado un informe presidencial apegado a la realidad.

Para no ir tan lejos como los regímenes militares de los años setenta y ochenta del siglo pasado, puedo asegurar que Vinicio Cerezo, Jorge Serrano, Álvaro Arzú, Alfonso Portillo, Óscar Berger, Álvaro Colom, Otto Pérez y ahora Jimmy Morales, dijeron en diferentes discursos aquí y en la ONU, que Guatemala bajo sus administraciones se convirtió en un país maravilloso.

Pero no ha sido así. Estamos entre los peores países de Latinoamérica en cuanto a índices de pobreza y pobreza extrema, nadie nos supera en la región en desnutrición infantil crónica, nuestros niveles en educación y servicios de salud dan pena y la infraestructura de puertos, aeropuertos y carreteras no alcanzan un nivel cercano al que tienen los países vecinos, no digamos los más desarrollados.

De la boca don Jimmy Morales, en su mensaje a sus diputados –porque se ausentaron aquellos que no están plegados al oficialismo–, no salieron más que maravillas de nuestro país, con resultados que él asegura son tangibles y evidentes.

Habló de más días de clases en las escuelas públicas, pero no dijo nada de la calidad educativa. No es con más días que se mejorará, por más que eso le haya dicho al oído su amigo Joviel Acevedo. Habló de lo bien que estamos priorizando la salud preventiva, pero continúan las condiciones precarias en los hospitales nacionales, en donde hasta la comida es mediocre.

Por cierto en el tema social destacó los comedores sociales, en los que se invirtieron Q24 millones el año pasado, pero no dijo nada del sobreprecio con que se compran los tres tiempos de alimentación. A mayor número de raciones que se dan a los más pobres, mayor es la tajada de corrupción. Así, por supuesto que se puede ejecutar el presupuesto, pero no deja de llorar sangre que se haga algo tan sucio con este tipo de programas. Sin embargo, Jimmy Morales se jacta que el país recibió certificación anti-soborno. No se sabe si ponerse a llorar o reír. La denuncia de ese sobreprecio que se paga en la comida de los comedores fue publicada en elPeriódico, y nada se hizo para corregirlo. ¿Entonces?.

Dijo también Don Jimmy, que ahora sí las carreteras del país son una maravilla y que no se atendían así desde el gobierno de su buen amigo, el fallecido expresidente Álvaro Arzú. Este último mejoró bastante, pero tampoco nada del otro mundo. Y la actual administración ha sido un desastre. Ni siquiera el mencionado bacheo realizado por el Ejército en 2016 sirvió de algo. Recordemos que durante casi dos años no se atendió la red vial por parte de este gobierno y ahora seguramente se ha mejorado. De no hacer nada, se pasó a trabajar más o menos, pero eso no es digno de aplauso.

Pidió que cuidemos nuestro aeropuerto, porque –según él– es uno de los mejores de la región. Lástima que no hace una encuesta con viajeros frecuentes o con turistas extranjeros, porque su visión cambiaría totalmente –aunque me temo que no aceptaría la triste realidad–.

¿De qué nos sirve que Guatemala sea una maravilla en el discurso y mente del Presidente si no es así? Él ha dedicado su mayor esfuerzo al conflicto con la CICIG-ONU-CC-Iván Velásquez, en vez de ver la realidad y trabajar en cambiarla para bien. En vez de cabildear tanto a los diputados para que retiren la inmunidad a los magistrados de la CC, hubiera sido lindo ver a Don Jimmy pidiéndoles a sus amigos diputados que votaran a favor del préstamo para combatir la desnutrición, por ejemplo. Pero no, eso no es importante para él.

Algo pasa en Casa Presidencial y antes en el Palacio Nacional donde se babosean a los gobernantes. Si ellos vieran los titulares, reportajes y noticias de la prensa independiente, verían una Guatemala distinta a la que les llevan a sus escritorios. Entonces quizá, y solamente quizás, estaríamos mejor y ellos trabajando para bien.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
El FMI advierte a El Salvador de riesgos al adoptar bitcóin como moneda legal

Actualmente, un equipo del Fondo negocia con las autoridades salvadoreñas la aprobación de un programa de asistencia financiera por valor de US$1.300 millones.

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Presidente anuncia que se iniciará la segunda fase de vacunación el próximo martes
noticia Cristian Velix/elPeriódico
Gobierno asegura que en 80 días no ha aterrizado ninguna aeronave con drogas

El ente dijo que ha emprendido acciones “decididas” para hacer frente al tráfico de drogas.



Más en esta sección

Entendiendo el derecho de sanciones y las listas

otras-noticias

La mujer en el “Popol Vuh”

otras-noticias

Tensión en El Estor, Izabal, por enfrentamientos

otras-noticias

Publicidad