[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Que cada día sea Navidad

opinion

Si hacemos que cada día sea Navidad, cada día renaceremos.

 

Mi amigo Ramon Térmens, de Barcelona, me escribió para felicitarme por la Navidad y desearme lo mejor para el año nuevo. Me decía que la Navidad celebra el nacimiento de Jesús de Nazaret. Para los católicos es el Hijo de Dios, y para todos es un personaje histórico que llegó con un mensaje de paz y amor.

Jesús dirigió sus palabras a las multitudes y a la vez fue sensible y se acercó a la gente, en especial a los pobres y humildes, con sencillez y generosidad. Todos sus mensajes y actos ponían al ser humano, al HOMBRE, como centro del Universo. A Jesús nunca nadie le pasó desapercibido.

El mundo actual y sus tecnologías parece que nos ubican en unos escenarios opuestos a este acercamiento entre las personas. Y en nuestras prioridades no suele estar el acercamiento, el diálogo, el escuchar al otro y entender sus peculiaridades. Sin embargo, en estos días de Fiestas Navideñas y cambio de año, invertimos temporalmente esta tendencia felicitándonos y compartiendo deseos de paz y prosperidad con los familiares, amigos y conocidos.

Mi amigo Ramon leyó hace unos días el discurso que el Obispo Pere Casaldáliga pronunció con el título de HUMANIZAR LA HUMANIDAD, cuyas siguientes frases le impactaron:

Podemos optar por “chocar unos contra los otros, en la intolerancia y en la agresión”, o por “abrazarnos en la comprensión y en la complementariedad”…, en realidad… hacer que cada día sea NAVIDAD”.

Reflexionando en la carta de mi amigo comprendo que lo importante es encontrar lo que cada uno de nosotros puede transformar en su vida, en su persona.

La Navidad es festejar el nacimiento de Jesús con un reconocimiento humilde de nuestra pobreza, de nuestras limitaciones, de nuestra pequeñez. Pero también con una gratitud enorme de nuestra riqueza, de nuestro potencial, de todo lo que hemos recibido.

El año nuevo es un momento de renovación, de transformación y de autorreconocimiento. Me acepto como soy y me propongo transformarme, lograr mi nuevo yo, el nuevo modelo de mi persona, que se basa en reconstruir propósitos, prioridades, relaciones y compromisos.

Nuestros propósitos: qué queremos llegar a ser, qué queremos lograr de manera concreta.

Nuestras prioridades: qué es lo más importante, a qué le voy a prestar más atención. Y por lo tanto qué voy a dejar de hacer, a qué voy a renunciar.

Nuestras relaciones: a quién debo acercarme, atender, ayudar, apoyar. Qué relaciones debo cultivar.

Nuestros compromisos: qué debo terminar, qué debo completar, qué cosas no puedo seguir postergando.

Si este año hemos de comprometernos a lograr que cada día sea Navidad, cada día hemos de aceptarnos y renovarnos. Cada día hemos de renovar nuestra esperanza, reafirmar nuestra confianza, reconstruir nuestra persona.

Ahora hablamos de transformación organizacional, de transformación digital, de transformación del modelo de negocio. Qué tal si hablamos de transformación de nuestro modelo de persona.

Estamos viviendo una época de gran incertidumbre política, económica, tecnológica, social, de la vida institucional. Necesitamos más fortaleza, más Dueñez de nuestra vida. Que no nos convirtamos en unas víctimas de las circunstancias. Necesitamos apoyarnos en la fortaleza que nos da ese Jesús que celebramos en Navidad, y en cada día que nos sea Navidad.

c_dumois@cedem.com.mx

http://www.cedem.com.mx

Carlos A. Dumois es Presidente y Socio Fundador de Cedem.
* “Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Marcela Gereda
Lecciones del COVID-19, según el científico David Quammen
noticia EFE
Autoridades sitian a aspirantes a la Presidencia
noticia Europa Press
Este hombre termina con una colección de plantas valorada en más de 10 mil libras

El confinamiento hizo que este hombre aumentara su colección de plantas.



Más en esta sección

Centros de vacunación contra COVID-19 continúan con alta afluencia de personas

otras-noticias

Pobladores de la ruta a Tikal reparan carretera con sus propios recursos

otras-noticias

Guatemala se ha convertido en un muro contra caravanas

otras-noticias

Publicidad