[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La migración en un mundo globalizado

opinion

Todo se puede en el mundo global, menos para los que no han estudiado.

 

La globalización choca con la tendencia de los muros fronterizos, porque por un lado se nos enseña que el mundo contemporáneo está organizado por inmensos poderes productivos en dimensiones que se entrecruzan en el espacio, de grandes empresas transnacionales con ejecutivos y trabajadores que van de un lado al otro, llevando uniforme con el logo de la empresa (las nuevas nacionalidades), y donde los productos del trabajo se mueven en barcos y aviones de un extremo del mundo al otro, cada día, en una dinámica asombrosa, que permite que la fruta de una parte del globo esté en su antípoda sin arruinarse.

Las fronteras geográficas son frenos, como corrales de finca, para mantener al ganado sin educación consumiendo en repartimientos. Todo se puede en el mundo global, menos para los que no han estudiado. Los hondureños han incrementado el rechazo al trifinio del norte de Centroamérica, y atraído la solidaridad en palabras, por esa imagen de migrantes sin estudios que huyen de la miseria y las maras.

La migración siempre ha existido en el mundo, como acomodamiento a la oportunidad. Por siglos vino gente de Europa a trabajar en América, venían sin nada, pero dispuestos a luchar y con el conocimiento que les permitió prosperar. La regla era saber hacer algo. En la actualidad, los países de migrantes cuyos ciudadanos han envejecido sin reproducirse, tienen abiertas las puertas al retorno. Guatemaltecos hay por todas partes, a pesar del pasaporte, porque la excepciones bien preparadas pueden quedarse aquí o partir a cualquier parte del mundo.

La migración masiva ha tenido generalmente que ver con las guerras, sus efectos en la economía, el rechazo étnico, persecución por ideas o religión, pero nada qué ver con el caso actual de Guatemala, donde por décadas los jóvenes dejaron de aprender, nos reprodujimos como conejos y en las escuelas los niños pasaron los años en blanco, deseando todo lo que los centros comerciales exhiben en las vitrinas. Ilusionados con el mundo del narco que promete riqueza inmediata sin esfuerzo, pero con riesgo. Entusiasmados por el discurso sofista de quienes hablan de derechos sin responsabilidades. Embriagados por las libertades y experiencias porno en las redes sociales, y el consumo de bebidas y sustancias psicodélicas. Quieren migrar porque aquí no pueden hacer nada, hay oposición sistemática al progreso, pero tampoco están listos para aportar en otras latitudes. Ya somos percibidos como una enfermedad, y los demás se vacunan contra nosotros con muros y restricciones.

La educación es la única salida del entuerto, necesitamos un esfuerzo riguroso e intenso, para que las nuevas generaciones puedan quedarse en el país o marcharse al mundo global, pero que estén preparados para no ser carga.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad de EE.UU., se reúne con Giammattei

El funcionario estadounidense realiza una visita de dos días al país.

noticia AFP
Argentina, algo más que Lautaro y Messi

El mediocampista Casemiro alertó de la dificultad que tendrá Brasil para vencer el sábado a Argentina en la final de la Copa América-2021, porque su potencial está más allá del talento de los goleadores Lionel Messi y Lautaro Martínez.

 

 

noticia Europa Press
Bill un perro al que tardaron en descubrir que no era cojo


Más en esta sección

Centros de vacunación contra COVID-19 continúan con alta afluencia de personas

otras-noticias

Pobladores de la ruta a Tikal reparan carretera con sus propios recursos

otras-noticias

Guatemala se ha convertido en un muro contra caravanas

otras-noticias

Publicidad