[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Se adelantó el Tío Gustavo

opinion

Un tipazo también conocido como Chichi, Gugulino, Gusano, Sexy Baby o Dr. López.

 

Tengo memorias y recuerdos de mi Tío Gustavo López que datan de hace 40 años. Pero las más importantes y duraderas son las que surgieron junto a mi adultez, cuando él pasó de ser para mí un tío simpático a identificarlo como un ser humano excepcional. Después de 66 años vividos a plenitud, lleno de alegría y positivismo, exigiéndole al máximo lo que puede dar el cuerpo humano, ayer lo acompañamos a su última morada terrenal. Estoy seguro de que todos los que lo acompañamos sabemos que, como dice la canción de Mecano, desde ayer “No es serio este cementerio”. Su muerte fue tan repentina e inesperada que no solo nos sorprendió a la familia sino a cientos de amigos y pacientes. Por esa rapidez con la que se fue es que cupimos en la funeraria y el cementerio. De haber habido más tiempo para que se regara la noticia, seguramente seguiríamos velándolo y escuchando miles de historias de gente que se sintió positivamente tocada por el tío. La muerte sigue siendo lo único seguro que tenemos en esta vida y llegar al final de esta con tanto amor y respeto como el que vi estos últimos días es como haber logrado la calificación perfecta en la clase. Sus hijos al final se dieron cuenta que su entierro sobrepasaba el entorno familiar porque había muchísimos más que estábamos inundados de dolor. En estas fechas tan difíciles para despedir a un ser tan querido, estoy seguro de que tanto amor demostrado servirá para aguantar un poco mejor el rato.

Tuve la oportunidad, en vida, de agradecerle una enseñanza que he puesto en práctica y que se la repito a quien me escuche. Pasadita mi adolescencia caí en cuenta que cada vez que uno le preguntaba qué tal estaba, SIEMPRE contestaba “divinamente” o “mejor imposible” o matándose de la risa sarcástica decía “acá en la crisis”. Al investigar por qué lo hacía me contestó algo que me impresionó y que hoy en su honor quiero compartir. Me contó que muchos de sus pacientes tenían dinero, amor, salud, etcétera, y que aun así siempre contestaban “allí vamos”, “jalando la carreta” o cualquier otra expresión común chapina para quejarnos de la vida. Para el Tío lamentarse aun cuando uno estaba bien era un sacrilegio, era como desaprovechar una bendición. Vi que, en los momentos más difíciles incluido el final, siempre estuvo positivo y fuerte queriendo sacarle hasta lo último a su existencia. Su tesis que la vida hay que vivirla contentos y aprovecharla al máximo debiera de servirnos de ejemplo en este país donde quejarnos se ha vuelto un deporte, y no le ponemos atención ni cuidado a las
bendiciones que ya tenemos.

Nos hará una falta enorme, lo lloraremos y extrañaremos, pero muy pronto lo enalteceremos cada vez que alguien nos pregunte cómo estamos y contestemos “divinamente”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Agencias
Estados Unidos vive jornada de incertidumbre política

Anoche, medios afirmaban que se había analizado destituir a Trump por considerar que la incitación a sus simpatizantes ponía en duda su capacidad de gobernar.

noticia AFP
Los gigantes tecnológicos cada vez más poderosos y cuestionados

La pandemia no solo ha reforzado a los gigantes tecnológicos, sino que también ha aumentado la sensibilización sobre la necesidad de regular estos conglomerados 2.0.

noticia AFP
Justicia británica deniega la libertad bajo fianza a Julian Assange


Más en esta sección

La foto viral de Sanders recauda casi dos millones de dólares para caridad

otras-noticias

EE.UU. señala que sigue de cerca las actuaciones del Congreso

otras-noticias

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Publicidad