[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El rincón de Casandra

opinion

Sometimiento

Siempre han existido violaciones. Pero ello quedaba en un ámbito restringido, ya que por lo general la violencia o abusos de un tipo u otro relacionados con sexo se llevaba a cabo entre personas conocidas, aun entre familiares. De ahí que la mayoría de estos actos nunca llegaban a denuncia.

Sin embargo desde hace algún tiempo dichos actos saltaron a la luz pública vía los medios de comunicación y las redes sociales, siendo estas últimas con frecuencia desfavorables para las víctimas de tan reprobables actos.

A continuación un ejemplo entre muchos más de lo aseverado.

En Canadá, Rehtaeh Parsons, entonces de 15 años, fue, según su familia, agredida sexualmente por varias personas de su entorno escolar, y las fotografías fueron publicadas en línea para que el mundo las viera. Estuvo atormentada y atemorizada durante más de un año sin que se emprendieran acciones legales por parte de las autoridades, quienes declararon que no había pruebas suficientes para presentar cargos. Rehtaeh se suicidó. Ella no fue la primera ni será la última.

Otro tipo de escándalo –menos dramático pero sumamente publicitado– es el de Harvey Weinstein. Sin duda no es el único abusador sexual en el medio de la farándula. ¿Pero quién es ese personaje del mundo del espectáculo de Hollywood, que fuera poco conocido del público en general hasta que las acusaciones de abuso sexual en su contra, reportadas en octubre de 2017 por The New York Times y The New Yorker, informaron que docenas de mujeres acusaban al productor de cine de acoso sexual, agresión sexual o violación. Evidentemente Weinstein negó “cualquier sexo no consentido”.

Sin embargo, en este tipo de denuncias se entra en una zona gris. Sería legítimo preguntarse qué hacían todas estas mujeres adultas, que pretenden haber sido violentadas –y sin duda más de alguna lo fue– al aceptar encuentros en lugares privados a solas con uno de los productores conocidos de Hollywood por su amplia y antigua reputación de imponerle a sus solicitantes el “couch casting” contra promociones de trabajo. ¿Serían tan ingenuas estas ambiciosas y trepadoras bellezas en busca del estrellato fílmico, como para ignorar a dónde y a qué las llevaba aceptar tales citas? ¿Por qué esperar diez o más años antes de acusar públicamente a tan desagradable personaje? ¿Será que hoy Weinstein ya no les es útil y que algo de publicidad y dineros les conviene a tales actrices en decadencia? ¿Sin excusar a Weinstein, no sería justificado pensar que dichas denuncias tardías puedan provocar alguna suspicacia?

Resumiendo: “Ella estuvo tocando con insistencia la puerta de mi cuarto de hotel. Tal fue el escándalo que le abrí …y la dejé salir” ¿Caso Weinstein?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Angelina Jolie venderá un cuadro que Churchill regaló a Roosevelt

Angelina Jolie subastará la obra que Wingston Churchill obsequió a Franklin D. Roosevelt. El cuadro forma parte de la colección de la actriz estadounidense.

noticia EFE
Cineasta colombiano en busca del captor de su madre

El director brinda un mensaje de reconciliación inspirado en la actitud de perdón que tuvo su madre hacia sus secuestradores.

noticia Redacción Cultura
Adiós a Ricardo Silva, voz del intro de “Dragon Ball Z”

El artista de doblaje murió a causa de la Covid-19.



Más en esta sección

Israel arranca la vacunación general a mayores de 60 años con la tercera dosis

otras-noticias

Descubierta una nueva partícula de materia exótica de larga duración

otras-noticias

Un médico revela quiénes no deberían comer melón

otras-noticias

Publicidad