[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Inflación, salarios y economía

opinion

Dada la precaria situación del empleo formal y las señales de debilitamiento del sector productivo, lo más sensato sería no aumentar el salario mínimo vigente durante 2019.

Según el más reciente reporte del INE, la tasa de inflación acumulada al mes de noviembre alcanzó el 2.18 por ciento; cifra que se sitúa por debajo del límite inferior del rango de las metas de inflación del banco central.

Un valor relativamente bajo que apunta a que el 2018 termine con una inflación acumulada por debajo del 3 por ciento, salvo que se repitiera el atípico comportamiento observado el año pasado, ocasión en que la inflación fue casi cinco veces superior al promedio observado durante el período 2010-2016 para un mes de diciembre.

De no repetirse ese caso, todo apunta a que la tasa de inflación acumulada durante el año termine alrededor del 2.5 por ciento o, como máximo, cerca del 3 por ciento. Resultado que debería constituir una poderosa señal de cautela para quienes tienen la responsabilidad de decidir sobre el salario mínimo y la política monetaria del país.

En lo que a las autoridades responsables de la fijación del salario mínimo se refiere, este resultado no justifica ninguna revisión brusca hacia el alza en función de una compensación inflacionaria. Al contrario, dada la precaria situación del empleo formal y las señales de debilitamiento del sector productivo, lo más sensato sería no aumentar el salario mínimo vigente durante 2019.

Para el banco central, esta tasa de inflación debería ser, como mínimo, motivo de reflexión; si bien es más fácil justificar un desviación hacia abajo respecto de la meta, errar hacia abajo es igual de preocupante que errar hacia arriba. Cualquier desviación respecto de la meta de inflación conlleva algún tipo de costo reputacional.

En este caso, una tasa de inflación observada cercana al límite inferior de dicho rango podría ser producto de una política monetaria excesivamente restrictiva, dada la débil condición del sector productivo. Una posibilidad que el sector productivo y analistas económicos vienen repitiendo desde hace mucho tiempo.

Situación que poco contribuye a consolidar la credibilidad del banco central en el manejo de la política monetaria ya que en, resumidas cuentas, la Junta Monetaria estaría poniendo el “freno de mano” innecesariamente al sector productivo. Es decir, adicionalmente a los problemas estructurales y de bajos precios de los productos de exportación que impiden a la economía crecer más rápidamente y crear más empleos, la política monetaria estaría agregando una pesada carga adicional a la economía.

La tasa de inflación existente, la situación económica reinante y las expectativas de precios de los productos de exportación, entre otros muchos factores, hacen poco aconsejable revisar bruscamente el salario hacia el alza. Una posibilidad que deberían tener claro todos los responsables de la conducción de la política económica, fiscal, salarial y monetaria del país.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Tortuga nada en plástico en las costas del pacífico de Guatemala

Un grupo de turistas la liberó del plástico que amenazaba su vida.

noticia
360° a vuelo de pájaro

Jose Rubén Zamora

noticia Sputnik
Científicos rusos y uzbekos afirman que dosis bajas de radiación matan el coronavirus

El científico asegura que “las pequeñas dosis de radiación, destructivas para el virus, serán absolutamente seguras para las células sanas”, razón por la cual no resultarían perjudiciales para las personas.



Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

Álvaro Colom es internado por complicaciones de salud

otras-noticias

Niegan libertad condicional a exjefe de la SAT

otras-noticias

Publicidad