[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Estado de derecho o estado criminal?

opinion

La pregunta crucial es: ¿a dónde nos lleva la defensa de un Estado criminal?

Versalles se convirtió para Luis XIV en la representación visual de la grandeza de Francia. Los suntuosos edificios, cargados de ornamentos y espejos. La dedicada labor de crear jardines que desafiaban la capacidad de la imaginación. Todo hablaba del tema que el rey quería subrayar: la concentración absolutista del poder. El Estado soy yo, afirmó un hombre, común y corriente, embriagado por la fantasía de que su posición como el “rey sol” venía del propio dios. El absolutismo construyó su propia destrucción, a base de puras contradicciones, de exagerar los abusos, de construir una diferencia abismal entre los poderosos (encarnizados en cruentas luchas por los favores de la corrupción y su propia banalidad) y el pueblo.

Aquel sistema no era sostenible. Si lo hubiera sido, habría pasado justamente eso: se habría sostenido. Años más tarde, el nieto del rey sol sería decapitado, como metáfora de la urgente necesidad de transformación radical. De aquel movimiento revolucionario, tan turbulento, nació el ciudadano y el reconocimiento de que la soberanía corresponde al pueblo. También de allí surgió una creación política que habría de servir como fundamento al Estado moderno: la declaración de los derechos del hombre y del ciudadano. La divisa francesa de libertad, igualdad y fraternidad, era una síntesis del reconocimiento a la dignidad humana, una de tantas utopías que señalan, no una realidad, sino un horizonte por alcanzar.

La declaración universal de los derechos del hombre y del ciudadano, se esparció por el planeta, convirtiéndose en un ideal de la innegable globalización ideológica. El respeto a la dignidad humana se coloca al centro del Estado como la principal limitación al ejercicio del poder político y, para los regímenes espurios, se convierte en una piedra en el zapato. Frente a estos datos de la historia, no puede sino espantarnos el curso que parece ir tomando Guatemala. Horroriza la extraña defensa de las clases acomodadas a los crímenes de Estado, su férrea decisión de obstaculizar la necesaria investigación para aclarar la forma en que ha sido utilizado el poder público, la curiosa bipolaridad de clamar por las garantías del Estado de derecho, pero estar dispuestos a serrucharle las patas, siempre que les convenga. Y no hay límites para lograr que la iniquidad llegue a tope: alianzas que asquean, cambio de leyes incómodas, extorsión a los otros poderes a cambio del presupuesto necesario. Todo se vale. Y frente a este mar de porquería, el sarcasmo de presentarse como adalides de la justicia, de liderar la lucha contra la corrupción, de ser los pilares de la sociedad.

El Estado criminal y absolutista no puede coexistir con el Estado de derecho, porque son antítesis. En estos días confusos, se habla de ambos términos como si fueran sinónimos. La pregunta es: ¿a dónde nos llevará la defensa de un Estado criminal?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Sputnik
Razones por las que el párpado tiembla involuntariamente y cómo detenerlo

Muchas personas experimentan este molesto problema en los ojos que suele comenzar de forma inesperada y según el especialista las causas pueden ser bastante triviales.

noticia Christian Gutiérrez/elPeriódico
Migrantes retornados continúan ingresando en frontera El Ceibo

Según datos del IGM del 22 de agosto al 20 de septiembre sea ha contabilizado 238 buses.

noticia Redacción Deportes
Betancourt: “Se pueden ganar los dos partidos”

Para Robin Betancourt, se puede y se debe vencer a Islas Vírgenes Británicas y Curazao, para jugar la siguiente ronda de la eliminatoria mundialista.

 

 



Más en esta sección

Manchester United, eliminado

otras-noticias

La CIDH pide protección para abogada crítica del presidente de El Salvador

otras-noticias

Galería | El tradicional caldo rojo de Cobán

otras-noticias

Publicidad