[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Tiempos de política (Parte I)

opinion

“Los partidos son un mal inherente a los gobiernos libres”.

 

Estamos a pocos días de recuperar la libertad de hablar públicamente de política partidista. Libertad restringida por la Ley Electoral y de Partidos Políticos, hasta la segunda o tercera semana del mes de enero del año en el que se celebren elecciones, pero, que también incluye la advertencia, que “En ningún caso podrán publicarse estudios de opinión, dentro de los quince días previos al día de la elección. Las personas individuales o jurídicas, propietarios de medios de comunicación que publiquen los resultados de estudios de opinión en infracción de lo dispuesto en el presente artículo, serán solidariamente
responsables” (Artículo 223 Ter).

El medio para participar –no el vehículo– a cargos de elección popular, es el partido político, pero irónicamente quienes se afilian con este fin o participan como electores, conocen poco o casi nada, lo que en teoría es un partido político.

Es importante, enterarse que el partido surgió como una estructura funcionalmente a mediados del siglo XIX. Algunos autores mencionan que estos resultaron como un hecho social (1850), aceptando que en un régimen democrático representativo, solo los partidos políticos sirven de cauce para la inevitable faz agonal o sea la competición política normas existentes.

Tocqueville solía decir que los “partidos son un mal inherente a los gobiernos libres”. La razón de mayor contundencia sobre la importancia del partido político viene de Burdeau: “Los partidos son prácticamente indispensables para que el pueblo pueda expresarse; la disciplina que introducen en la agitación de las ideas mediante sus doctrinas y sus programas permiten abrir paso a la  voluntad nacional”.

El partido político es representativo de la calidad de la democracia y del entusiasmo ciudadano en determinado momento. Generalmente se forma como respuesta al fracaso de los partidos existentes. Esto provoca un crecimiento desmedido de estructuras partidarias y una infinidad de concepciones ideológicas, sin mayor sustento que el nombre del partido. Por ejemplo, qué significado ideológico puede tener o reconocérsele a un partido que se denomina: Partido Libertario, sin explicar e identificarse con esta ideología. Con esto quiero decir, que los líderes en ciernes de esos partidos, se preocupan más del nombre que de su filosofía y pensamiento ideológico.

En nuestro país el partido no es artífice de la democracia, sino la manera de acceder al poder.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
París Saint Germain salda cuentas pendientes con el Bayern

Dos asistencias de Neymar, dos goles de Kylian Mbappé y un puñado de paradas de altísimo nivel de Keylor Navas permitieron al París Saint-Germain ganar 3-2 al vigente campeón Bayern Múnich, este miércoles en la ida de los cuartos de Champions que disputan los dos últimos finalistas.

 

 

noticia
#FreeBritney, la cruzada para devolver el poder a la superestrella del pop
noticia Jefe de Prensa Ministerio de Economía
No fue despedida


Más en esta sección

La duda legal sobre las compras del último estado de calamidad

otras-noticias

Comunidades se suman a los conflictos en Santa Catarina Ixtahuacán y Nahualá

otras-noticias

Carrillo nombra como su abogado a asesor del Instituto de la Víctima

otras-noticias

Publicidad