[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El rincón de Casandra

opinion

Harvard Business School: Casos

Caso No. 1: El uso de la información. – Una pareja joven en casa. Ella termina de ducharse, él por hacerlo. El timbre de la calle se acciona. Ella se pone el albornoz y va a abrir la puerta. Es el vecino que le dice sin medir palabra. “Si se quita el albornoz le doy US$1,000.oo”. La joven esposa no duda un instante –¡las mujeres son tan economic-mind!- deja deslizarse la bata quedando desnuda frente al hombre que la observa durante pocos segundos, le entrega sin mediar palabra los dólares, da la vuelta y se va. La esposa ya con el albornoz puesto, regresa a la habitación donde el marido le pregunta quién tocaba a la puerta. “El vecino de al lado” contesta ella sin inmutarse. Él: “¿Te devolvió los US$1,000.oo que le presté la semana pasada?”. …Muy ligero sonrojo de la esposa…

Conclusión: Si usted comparte oportunamente la información con sus asociados, principalmente sobre créditos y riesgos, les evitará situaciones embarazosas.

Caso No. 2: La importancia de la información. – Un cura maneja su automóvil y ve esperando el autobús a una monja joven de su vecindario. Le ofrece adelantarla, ella acepta y se instala al lado del religioso. Al sentarse su hábito se abre un poco mostrando una pierna bien torneada. El cura no resiste la tentación y pone su mano sobre la pierna de la religiosa. Ella le dice: “Recuerde Padre el Salmo 129”. El cura retira precipitadamente la mano y confuso desiste de su intento hasta dejar a la monja en su destino final. Al llegar a su parroquia el Padre corre a enterarse lo que dice el Salmo que no recuerda a cabalidad y lee: Salmo 129: “Persiste e inténtalo siempre. Entonces alcanzarás la gloria”.

Conclusión: Esté debidamente informado sobre temas relacionados con su trabajo o se expondrá a perder grandes oportunidades.

Caso No. 3: Hablar oportunamente. – El Director General de la empresa, un supervisor y un vendedor van a almorzar juntos entre periodos de trabajo. En camino recogen la lámpara de Aladino que frotan según la tradición. Aparece el Genio de la lámpara y les ofrece un deseo por persona.

El vendedor, porfiado, se adelanta a sus acompañantes y le pide al Genio pasar unas largas vacaciones en una isla del Caribe… y puff desaparece. El supervisor entusiasmado pide al Genio estar en Hawái con una Top Model atendiéndole todas sus fantasías amorosas. Y puff desaparece. El Director General de la empresa frunce el ceño y después de un momento de silencio emite su deseo: “¡que regresen esos dos abusivos a trabajar después del almuerzo…!”.

Conclusión. Siempre hay que dejar que hable primero el Jefe…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Antonio Lucas >Especial
Confinamiento es la palabra

La FundéuRAE escogió el concepto que mejor define la dura realidad del año 2020

noticia Jaime Moreno De León/elPeriódico
Francisco Morales Santos continuará al frente de la Editorial Cultura
noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
CIEN recomienda fortalecer al Ministerio de Gobernación

La entidad recalcó que es necesario realizar encuestas de victimización para conocer la opinión de la ciudadanía.



Más en esta sección

La UE en rojo; China y EE. UU. se expanden

otras-noticias

FECI y Alianzas por las Reformas se unen a amparos contra resolución de Sala que favoreció a Moto

otras-noticias

Avión vinculado al narcotráfico se estrelló en Honduras

otras-noticias

Publicidad