[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Más de lo mismo

opinion

Buscarán perpetuarse en el poder y con ello, el sistema perverso al que pertenecen.

 

Los titulares de los diferentes medios de comunicación, empiezan a darnos una primicia del menú de los aspirantes a gobernar Guatemala en el período 2020-2024. Más que noticia, pareciera que uno está leyendo El Peladero ya que, como siempre en Guatemala, la realidad supera a la ficción.

La Guatemala de hoy es el resultado de la incapacidad y de la inexistente fibra moral de las personas que han ocupado estos cargos. Con escasas excepciones, la política en nuestro país ha sido garante de poder, privilegios, corrupción e impunidad para un minúsculo porcentaje de la población, en detrimento de la mayoría. Y en este punto enfatizo que no hablo de un sector en específico, sino de un porcentaje conformado por un extracto de todos los sectores que integran nuestra sociedad, y que comparten la misma visión acerca de que el Estado está para servirse de él.

Los partidos políticos en Guatemala no son instituciones ideológicas de trayectoria, con los cuales uno pueda identificarse. Los apelativos de derecha, izquierda, centro, moderado, radical, entre otros términos que determinan a un movimiento político en Guatemala, poseen su propia y conveniente definición. Surgen nuevos partidos cada cuatro años, compran fichajes nuevos aspirantes y los partidos más longevos son receptores de tránsfugas de toda clase, con tal de robustecer su base. Esta es nuestra clase política, la mayoría de ellos son tontos útiles que encuentran en las migajas del poder paralelo, una forma de vida. Sin pudor y sin vergüenza, estos títeres han sido los albañiles de la construcción de un modelo político-económico-social capaz de enriquecer desmesuradamente a sus protagonistas, mientras los demás apenas sobreviven. Es por ello que, independientemente de su posición dentro del espectro ideológico, urge el surgimiento de instituciones políticas motivadas por ideologías que permitan la puesta en marcha de propuestas reales, y no de caudillos que sacan provecho de matices ideológicos para ganar adeptos a su discurso.

Nuestro burdo sistema de partidos políticos, deja por un lado la indispensable práctica de elecciones primarias dentro de las diferentes instituciones partidarias. Con ello se estimularía la competencia sana y democrática dentro de las mismas. Esto ayudaría a, al menos, intentar llevar a la mejor opción de cada institución –o a la más representativa–, a la contienda electoral. De igual manera crearía la oportunidad, previo a los comicios generales, de conocer la postura y los planes de trabajo de los candidatos. Pero esto requiere de instituciones y dirigencias serias de profesionales comprometidos con su ideología y con el país; convicciones que pocos poseen en la política nacional.

Las próximas elecciones tienen visos de que serán más de lo mismo. Con la excepción de algunos que no cuentan con los recursos ni la maquinaria electoral para ser relevantes, la mayoría de los postulados serán caudillos con mensajes sobre la coyuntura nacional de la lucha contra la corrupción, con promesas líricas que jamás cumplirán, sin plan de trabajo, sin equipo de gobierno y mucho menos, con una visión de Estado. Lo que buscan no es más que el poder, el rescate de lo perdido, la perpetuidad del modelo al que nos hemos acostumbrado.

Los que empiezan a hacer titulares, son los pactos de quienes aún no entienden que ya no se puede hacer piñata del Estado como antes. Pareciera que lo vivido durante los últimos tres años, no tuvo el efecto esperado y muchos buscarán perpetuarse en el poder y con ello, el sistema perverso al que pertenecen. Esperemos que dentro de las opciones surja una que inspire, que traiga esperanza, con un proyecto definido, con un equipo de trabajo en el que los comunes denominadores sean la capacidad y la honradez. En fin, una opción realmente diferente. Suena a ficción, pero ¡quién quita que una vez más nuestra realidad la supere!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Elecciones en Venezuela se postergan para segunda quincena de mayo

Tibisay Lucena, presidenta del CNE -acusado por la oposición de servir al gobierno- aseguró que «con este acuerdo se ratifica que en Venezuela se elige a nuestros líderes y representantes con las más amplias garantías constitucionales y democráticas».

noticia
NASA: asteroide pasará cerca de la Tierra en marzo

El mismo objeto se aproximó hace dos años a nuestro planeta. Esta vez lo hará a menos distancia, según la NASA.

noticia Tulio Juárez
Ministerios, comisiones y entidades del Ejecutivo violan Ley de Acceso a la Información Pública: PDH

Procuraduría señala opacidad en manejo de salarios de funcionarios, empleados, asesores, honorarios, dietas, viáticos y que en los portales institucionales se manejan reportes no veraces e incompletos.

 



Más en esta sección

Se estrena, por fin, «Selena: The Series» a Netflix

otras-noticias

A 40 año de la muerte de John Lennon

otras-noticias

Plebiscito contra las elecciones legislativas, la última carta de Guaidó

otras-noticias

Publicidad