[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

En defensa del espíritu de Filgua

opinion

Los que valoramos el papel emancipador de la cultura crítica sabemos que Filgua es una expresión de la pasión y el entusiasmo de los libreros guatemaltecos.

 

Uno de los rasgos más preocupantes de la crisis del neoliberalismo global es el ascenso de personajes demenciales al poder del Estado. Los gobiernos de Donald Trump en los EE. UU., Jair Bolsonaro en Brasil, Rodrigo Duterte en Filipinas y Jimmy Morales en Guatemala responden a sociedades en las que grandes sectores se atrincheran en el miedo y la confusión que genera la ignorancia. Detrás de esta incapacidad, se encuentra la paulatina erosión de la cultura crítica en las sociedades contemporáneas.

La ideología neoliberal ha mutilado la formación de la conciencia crítica hasta el punto en que ahora, ante la frustración social, se desarrolla una ideología ultraderechista que adquiere innegables matices fascistas. Cuando se desvanece la luz que genera la reflexión, surge el fascismo, que como lo señala el ensayista holandés Rob Riemen, consiste en el “cultivo político de nuestros peores sentimientos irracionales”.

En nuestro medio, esta tendencia adquiere los rasgos histriónicos que solo puede aportar la derecha empresarial guatemalteca. Este conglomerado, que tampoco representa a toda la clase empresarial nacional, sabe que su accionar corrupto solo puede prolongarse con base en la ceguera inducida de la sociedad guatemalteca.

En este contexto, despierta fundadas sospechas la insistencia de la Cámara de Industria de Guatemala de impedir que la Feria Internacional del Libro (Filgua) se registre a nombre de la Asociación Gremial de Editores de Guatemala. Los ojos acostumbrados a las tinieblas guatemaltecas se percatan que el deseo de arrancar la Filgua de sus promotores históricos buscan erradicar la crítica al aparentemente fortalecido sistema de corrupción que los favorece.

Desde luego, en este contexto de objetivos inmediatos, operan rasgos propios del pensamiento reaccionario. Como se sabe, la oposición a lo intelectual es un atributo del neofascismo, el cual ha aprendido que los problemas profundos solo se maquillan con ideas simplistas. Así, los sectores corruptos de nuestro país se han vuelto de repente nacionalistas, celosos de las tradiciones religiosas que, según ellos, constituyen una etérea identidad guatemalteca.

La verdad, sin embargo, es que la estrategia de la Cámara de Industria de Guatemala se basa en la premisa, solo aceptable para ellos, de que sus prebendas ilegítimas valen más que el futuro de la sociedad. El país necesita urgentemente ideas fructíferas, pero, para decepción de los “brillantes” empresarios, estas suelen venir en los libros, a los que tienen tanto miedo.

La ciudadanía debe cuidar del sentido espiritual que encarna el proyecto de Filgua. Se debe evitar que el empresariado reaccionario consiga eliminar ese espacio de desarrollo del pensamiento crítico. Los que nos dedicamos a las diversas áreas de la cultura, sabemos lo que significa acceder a buenos libros, conocer nuevos autores, encontrar respuestas a problemas que, por cierto, no aparecen en los escasos y repetitivos textos que entusiasman a la miope mentalidad empresarial.

Asimismo, los que valoramos el papel emancipador de la cultura crítica sabemos que Filgua es una expresión de la pasión y el entusiasmo de los libreros guatemaltecos. No podemos quedarnos tranquilos cuando el empresariado barbárico quiere apropiarse del legítimo esfuerzo de los demás. Sabemos de memoria ese libreto y lo despreciamos sin ambages.

El país necesita pensamiento crítico y la buena lectura es un camino para esta. Lamentablemente, los directivos de la Cámara de Industria están demasiado pegados al suelo para comprender una verdad tan evidente.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Sputnik
Demasiada potencia: un joven alardea de su vehículo y acaba destrozándolo
noticia AFP
Notre Dame: Largo camino hacia la reconstrucción

A dos años del incendio que dañó la catedral, aún no se sabe qué lo provocó.

noticia Redacción Cultura
El arte de la protesta: obras que reflejan descontento

A lo largo de la historia, los artistas han plasmado su inconformidad hacia realidades sociales y políticas que los rodean a través de su talento.



Más en esta sección

La patria del futuro y sus enemigos

otras-noticias

Organización Centinelas denuncia criminalización contra uno de sus integrantes

otras-noticias

Guatemala supera las 13 mil muertes por COVID-19

otras-noticias

Publicidad