[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El rincón de Casandra

opinion

Vanitas et circenses.

Aunque para algunos pudiera parecerles una ocurrencia, las Cumbres Iberoamericanas promovidas por España no son sino un episodio más y reciente de la saga española que se inició en el siglo XVI con el descubrimiento, conquista y colonia de América y, que sigue despertando en ciertos sectores apasionados discursos en los cuales se entremezclan aspectos morales y derechos humanos que son conceptos recientes y que de ningún modo correspondían a un mundo rudo de aquel entonces en que la supervivencia se planteaba día a día. Fue esencialmente en su inicio un siglo de guerras y de mutaciones religiosas que llevaron a los reyes y a sus pueblos a masacres y destrucciones a lo largo y ancho de Europa.

La Conquista de América tuvo también su caudal de muertes violentas pero, de ningún modo, se compara ello con lo que acontecía entonces en Europa en la misma época. España, protegida por los Pirineos, había logrado llevar las guerras europeas de su rey Carlos I allende los Pirineos, y mantener cierta tranquilidad en la península ibérica. Ello le permitió a la Corona Española organizar rápidamente la Conquista al transformarla en lo que se denomina la Colonia con reglas claras y su aplicación rigurosa. Y la paz reinó en este continente durante 250 años, hasta ese día de 1810 en que un cura volteriano y populista puso “una pica en Flandes” al lanzar desde Dolores en la Nueva España (México), un llamado a la rebelión contra la Corona española.

Se puede considerar 1830 el fin de las Guerras de Independencia. España vencida –sin duda traicionada por algunos propios– dejó de ser una potencia mundial. Pasado el tiempo y después de dos dictaduras, una República que no supo o pudo aferrarse y una guerra civil sangrienta regresó a una monarquía democrática haciéndose presente en su antiguo feudo colonial “donde el Sol nunca se ponía” a través de programas de cooperación bien estructurados y generosos pero más aún al haber ideado las Cumbres Iberoamericanas instrumento de propaganda donde la figura del Rey fue y sigue siendo después de 26 Cumbres –la primera en Guadalajara (México)– un catalizador para figuras tan disímiles como son y han sido los dirigentes de nuestro continente.

Sin embargo los programas, demasiado ambiciosos, son discutibles y difícilmente realizables lo que no quita sin embargo que estas reuniones son escenarios para intercambios y reencuentros lo que permite redondear ángulos y discrepancias entre mandatarios antagónicos dándose apretones de manos poco más o menos sinceros, todo ello bajo la mirada conciliadora, por momentos severa del Rey de España.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redaccion/elPeriódico
Codeca realiza bloqueos en rechazo al “Estado fallido” y al “Gobierno corrupto”

El colectivo señaló que habrá bloqueos en 21 departamentos del país. En la ciudad capital se registra una manifestación en la calzada Aguilar Batres.

noticia Por Ricky López Bruni
La de la ola?

Sin Filtros

noticia AFP
Buscan al culpable de escribir “Trump” en la espalda de un manatí


Más en esta sección

Sindicato de Empornac manifesta en contra de las autoridades de la portuaria

otras-noticias

Paris Saint Germain busca reivindicarse

otras-noticias

Colombia aplicará tercera dosis de vacuna anticovid a mayores de 70 años

otras-noticias

Publicidad