[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Equilibrio presupuestario

opinion

El gobierno sigue operando con déficit fiscal.
El principio del equilibrio presupuestario dicta que el Presupuesto del Estado no debe tener déficit ni superávit (exceso de los ingresos sobre los gastos). No rechaza el déficit fiscal en forma absoluta, ya que lo considera como un mal tolerable únicamente en situaciones excepcionales (catástrofes, desastres, guerras), en que hay que recurrir, de manera limitada, al crédito público o privado.

En Guatemala, como respuesta a la espiral inflacionaria y devaluación galopante que vivimos a finales de los años ochenta, gracias a un descomunal déficit fiscal que fue financiado con emisión inorgánica, se incorporó en la Constitución una disposición que prohíbe que el Banguat financie al gobierno, exceptuándose cuando se presenten casos de catástrofes o desastres públicos, siempre que el Congreso lo apruebe con el voto favorable de, por lo menos, las dos terceras partes de los diputados.

No obstante, el gobierno, lejos de equilibrar las finanzas públicas, continúa operando con déficit fiscal, que se financia con préstamos del exterior y de la banca privada local. De suerte que gastar más de lo que se recauda en impuestos (causa del déficit fiscal) sigue siendo una práctica perversa de nuestros gobernantes irresponsables; y, por tanto, el Estado no ceja de endeudarse (la deuda pública ya ronda el 27 por ciento del Producto Interno Bruto –PIB–).

Lo anterior sin perjuicio de las graves distorsiones que provoca la participación del gobierno en el mercado financiero y de la cada vez mayor incidencia del pago de la deuda pública en el presupuesto estatal.

En todo caso, la crisis de las finanzas públicas en Costa Rica nos ha vuelto a ilustrar sobre los efectos nocivos de los inmanejables desequilibrios fiscales y de las colosales deudas públicas. En 2018, el déficit fiscal costarricense llegará al 7.1 por ciento del PIB, la deuda pública equivaldrá al 53.5 por ciento del PIB, el gasto público será el 21.5 por ciento del PIB y el 37.6 por ciento de la ejecución presupuestaria se destinará a pagar el servicio de la deuda (amortizaciones e intereses).

El Estado costarricense eroga casi cinco veces más dinero del que recibe y la recaudación tributaria ha disminuido debido a la desaceleración económica. En todo caso, la mayor amenaza que enfrenta Costa Rica es la rebaja en la calificación del riesgo, que podría encarecer el crédito. Por supuesto, la única propuesta de los “militantes tributarios” y de los políticos es aumentar los impuestos a la población, la que ya está avanzando en medio de protestas; mientras tanto, el gobierno ha recurrido a la emisión inorgánica.

En mi opinión, lo procedente es que se incorpore en la Constitución de Guatemala y en la Ley Orgánica del Presupuesto que las finanzas públicas deben estar regidas por el principio de equilibrio presupuestario y que todo endeudamiento debe estar condicionado a la real y efectiva capacidad de pago del Estado.

El texto de la respectiva norma podría quedar así: El presupuesto del Estado deberá ser equilibrado, aunque se permitirá un déficit estructural que deberá justificarse técnicamente atendiendo a la capacidad de pago del Estado y que no podrá exceder del uno por ciento del PIB, salvo en caso de catástrofes o desastres públicos en que podrá recurrirse al crédito público o privado hasta un máximo del tres por ciento del PIB, siempre que el Congreso lo apruebe con el voto favorable de, por lo menos, las dos terceras partes de los diputados.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/elPeriódico
Juzgado retomará caso de la periodista Norma Sancir la semana próxima

En este caso ya están ligadas a proceso cuatro personas que posiblemente incurrieron en ilegalidades al detener a la periodista.

noticia EFE
Los Bafta premian diversidad racial y sexual

La gran triunfadora de la gala fue la actriz y productora Michaela Coel, protagonista y creadora de la miniserie Podría destruirte.

noticia Lionel Toriello
El país de la terca impunidad

“Sin… justicia, ¿qué son (los gobiernos) sino… bandas de ladrones?”. Síntesis actualizada de la sentencia de San Agustín (Agustín de Hipona), escritor, teólogo y filósofo cristiano, en su obra “La ciudad de Dios”, Libro Cuarto, Capítulo 4.



Más en esta sección

La lava del volcán en Canarias destruye un centenar de casas

otras-noticias

Cancilleres europeos discutirán en Nueva York sobre acuerdo militar AUKUS

otras-noticias

La vacuna de Pfizer es “segura” para niños de cinco a 11 años

otras-noticias

Publicidad