[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Qué le pasó Monseñor Álvaro Ramazzini?

opinion

Mientras más camino, más acepto que algunos maestros terminan volviendo a su círculo original, a su clase social y a sus privilegios raciales.

 

Escribo estas líneas con mi corazón, sintiendo dolor y tristeza al leer, escuchar y ver su actuación Monseñor Ramazzini. Lo releo y consulto a compañeros tratando de encontrar una respuesta que me explique el giro de su vida. ¿Cómo renunció a su compromiso en un país miserable como Guatemala? País que usted conoce por el privilegio de servir desde la iglesia a su pueblo más pobre, más hambriento y más desgraciado. Usted ha sido testigo que las poblaciones han sido convertidas en mendigos no por obra y gracia del Espíritu Santo, ni porque Dios quiera más pobres para que entren con facilidad al reino de los cielos.

Usted sabe que la pobreza, conflictividad y polarización tienen su raíz en el despojo permanente de los bienes de los pueblos a lo largo de la Colonia, la supuesta Independencia, la época Liberal y el genocidio del Siglo XX. En resumen: ¡jamás los indígenas hemos podido ser libres, ni mental y menos económicamente! Siempre, otros han buscado por todos los medios posibles definir nuestras vidas.

Por eso, sin ser católica, me sentí tocada por su palabra, ejemplo de vida, entrega y compromiso con las poblaciones indígenas, campesinas, mestizas y ladinas pobres cuando viví y acompañé a mis hermanos en San Marcos en su búsqueda por tierra cultivable en el marco ingenuo de los Acuerdos de Paz. Allí apareció usted en mi vida y me movió. Usted le dio a mi trabajo la fuerza interna que necesitaba. A usted lo vi desafiando a las principales instituciones del Estado. Lo escuché condenando las acciones de avaricia de la elite financiera y agroexportadoras que han impedido que el circulo de pobreza se rompa para beneficiar a los de abajo, a los sin tierra, a los migrantes.

Fui testigo de cómo las comunidades dejaron de sentirse solas cuando usted llegó, porque a diferencia del Obispo anterior, que les pedía las mejores gallinas y las mejores cosechas, usted no pidió, usted los escuchó y actuó.
Mientras más camino, más acepto que algunos maestros terminan volviendo a su círculo original, a su clase social y a sus privilegios raciales, y con dolor nos toca decirles adiós, porque nuestro tiempo juntos ha terminado.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
EE.UU.: construcción de viviendas nuevas repunta en agosto
noticia Europa Press
Un retrato familiar consigue emocionar a este hombre hasta las lágrimas

El hombre lloró tras recibir el cuadro que incluye a su abuelos y sus hijos.

noticia Nicté Serra
Violación en Guatemala: un delito, dos agresores

Nuestra voz es un molesto inconveniente para el constructo social patriarcal que prevalece en Guatemala. Cuando nos pronunciamos en busca de justicia, las mujeres somos un estorbo. Que el siglo XXI corra hace más de 20 años no ha significado avance cuando se trata de defender la integridad de las mujeres.



Más en esta sección

Subsecretario Nichols: “Promoveremos la rendición de cuentas por acciones corruptas”

otras-noticias

2021 bate todos los récords de lanzamiento de satélites

otras-noticias

El desarrollo de Teotihuacán alteró el paisaje a gran escala

otras-noticias

Publicidad