[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El fin de la escritura y de la verdad

opinion

La invención de la escritura transformó la forma de ser y de pensar de los humanos.

Hace 54 años, Marshall McLuhan publicó su libro ‘Comprender los medios de comunicación: las extensiones del ser humano’, y en él afirmó que el “medio es el mensaje”. McLuhan sugiere que el medio, por sus propias características, desempeña un papel más importante que el contenido explícito del mensaje.

El hombre tipográfico, una subespecie del hombre literario, es el que McLuhan relaciona con el dominio de la palabra impresa, en una época que se inició con el invento por Gutenberg de la imprenta con tipo móvil. Este sujeto se caracteriza por ser un ente visual, mecánico y secuencial. Su modo de ser es activo y expansivo, centrado en sí mismo y obsesionado con la expresión de su propia personalidad. Cree en su capacidad de aprehender la verdad y de tener ideas claras y distintas.

La invención de la escritura transformó la forma de ser y de pensar de los humanos. En adelante, el hombre podría independizarse de su comunidad inmediata. Podría también hablar consigo mismo en un continuo soliloquio. Poco a poco el hombre literario podría construirse una interioridad de la que previamente carecía. Así surgió del animal humano, algo nuevo, la persona, de la cual Agustín quizá es el primer ejemplo, y que el filósofo y poeta latino Boecio pudo conceptualizar como “sustancia individual de naturaleza racional”. Mil años más tarde, mediante el invento de Gutenberg, la proliferación de libros, especialmente la ‘Biblia’ de Lutero, y el libre examen, otro filósofo y matemático, René Descartes, caracteriza y define al hombre tipográfico de McLuhan, el sujeto cartesiano, el individuo aislado en su gabinete, perfectamente racional, que duda de todo, y así, metódicamente, llega a alcanzar la verdad indudable de su propia existencia. Parecería que la escritura llevó al hombre-persona a inventarse la verdad.

Si en la actualidad estamos dejando atrás la época de la comunicación escrita, para vivir en la época de la comunicación electrónica, y como afirma McLuhan el medio es el mensaje, parecería evidente que la verdad como producto y contenido de los medios escritos deja de ser verdad. En adelante, solo será una expresión práctica e instrumental. Las nuevas tecnologías permiten que la verdad sea cualquier cosa que yo quiera. La frase “la verdad es lo que yo quiero creer” se le atribuye al presidente de la cadena televisiva estadounidense ‘Fox News’, pero ya el poeta trágico Sófocles había afirmado, al comienzo de la época literaria: “lo que la gente cree prevalece siempre sobre la verdad”. Así el hombre posliterario y el preliterario coinciden en su visión de un mundo fluido, sin ancla fija: un mundo aural.

Tendremos que preguntarnos: ¿Cómo podremos navegar en tal océano y llegar a buen puerto? Como afirma la canción de los años sesenta: ‘La respuesta está en el aire’.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
El mercado del bitcóin supera el billón de dólares
noticia Irmalicia Velásquez Nimatuj
Doscientos años que gritan lucha

Nuestra responsabilidad es no olvidar nunca la dignidad de su aporte.

noticia Redacción
Hondureños que ingresaron sin cumplir protocolos fueron remitidos a migración

Ayer inició el ingreso de grupos de centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos.



Más en esta sección

Autoridad de salud de EE.UU. respalda vacuna anticovid de refuerzo para trabajadores en riesgo

otras-noticias

Un método revolucionario podría cambiar el enfoque del reciclaje de plástico

otras-noticias

Noruega pone fin a casi todas las restricciones por COVID-19 después de 561 días

otras-noticias

Publicidad