[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Las sanguijuelas del Pacto de Corruptos se resisten a morir (iii parte)

opinion

El presidente Morales no hubiese podido tener acceso a educación superior universitaria, sin la existencia de la Usac.

Mi vida académica en el seno de la Universidad de San Carlos de Guatemala –Usac–, desde que ingresé en el año de 1974, me permitieron vivir in situ, los días como estudiante, después como un joven profesor, posteriormente a mis seis años en el Brasil, como profesor de posgrado y miembro fundador de la Escuela de Estudios de Posgrado de la Facultad de Ciencias Económicas, hasta llegar a ser director, en dos oportunidades del Centro de Estudios Urbanos y Regionales –CEUR–; posteriormente fui Secretario y Decano de la Facultad de Ciencias Económicas, en el período 1996-2006. Por ello, he conocido a muchísimos alumnos, profesores, miembros del Consejo Superior Universitario, decanos y rectores. Por ello conocí y trate, al exdecano de la Facultad de Ciencias Médicas y posteriormente Rector, doctor Jafeth Ernesto Cabrera Franco, hoy vicepresidente de la República y al entonces estudiante de la carrera de administración de empresas, licenciado Jimmy Morales Cabrera, hoy presidente de la República. Desde el momento que supe que eran candidatos, pensé que no tendrían posibilidad de llegar a los cargos, hasta que se desataron todos los eventos que concluyeron con la caída del poder político del General Otto Fernando Pérez Molina, de la Presidencia de la República y de la vicepresidente, Ingrid Roxana Baldetti Elías, tras el descubrimiento de “La Línea”, en la que los propios altos funcionarios del Estado, eran miembros de la estructura criminal que drenaba los fondos de las aduanas para beneficio propio, entre otros señalamientos. Para entonces, no conocíamos a cabalidad las actuaciones de los candidatos a la Presidencia de la República, doctor Manuel Antonio Baldizón Méndez y de Alejandro Sinibaldi Aparicio, aunque presentíamos sus actuaciones como diputado y presidente de la comisión de Finanzas públicas en el Congreso de la República, del primero, y del segundo como ministro de Comunicaciones, durante el gobierno del Partido Patriota. Otra candidata era la señora Sandra Torres, exesposa del entonces presidente de la República, ingeniero Álvaro Colom Caballeros, señalada de muchos actos de corrupción, pero que hasta el momento no ha aparecido señalada directamente en algún caso de carácter penal, no se sabe si por su argucia política o porque embaucó a muchos otros funcionarios de menor rango, toda vez que ella stricto sensu, nunca fue funcionaria pública en ese gobierno, pero que detentaba muchísimo poder. Poco a poco se ha ido conociendo la naturaleza del Partido FC-Nación que llevó a la Presidencia y a la Vicepresidencia, tanto el presidente Morales como al vicepresidente Cabrera Franco. Gracias al trabajo del Ministerio Público –MP– y de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala –CICIG– hemos podido conocer del supuesto involucramiento del hermano y del hijo del Presidente en actos de corrupción y de los señalamientos en contra del presidente Morales en supuestos actos de corrupción al haber aceptado donaciones de varios miembros conspicuos del empresariado nacional de financiamiento ilícito, por ellos aceptado públicamente. Del vicepresidente Cabrera Franco se ha insinuado, que su hijo, se ha prestado para supuestos actos de corrupción que todavía no han sido denunciados ante las instancias correspondientes. Sin embargo, el actual gobierno ha pasado de un discurso a favor de las acciones del MP y de la CICIG, a uno especialmente en contra de la CICIG y del Comisionado, doctor Iván Velásquez a quien le han prohibido el ingreso al país. Acción que la mayoría de guatemaltecos reprueba. Y sus ataques a la conciencia nacional, militarizando su actuar público y contra la Usac han sido la gota que rebalso el vaso de la paciencia popular, toda vez que el presidente Morales no hubiese podido tener acceso a educación superior universitaria, sin la existencia de la Usac, dada la condición socioeconómica de su familia, lo mismo que el caso del exrector, Cabrera Franco. No se escupe sobre el plato de donde se comió, reza el refrán popular. Parece que hoy Jimmy y Jafeth están del lado de las sanguijuelas.

Continuará…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EL PAÍS
América celebra una cumbre sobre corrupción, con líderes salpicados por el escándalo

La mayoría de los presidentes llegan debilitados a la VIII Cumbre de las Américas, el anfitrión peruano cayó tres semanas antes de la cita.

noticia VERÓNICA SPROSS DE RIVERA
Ampliación de capacidad hospitalaria

El trabajo responsable y las decisiones a tiempo se suman para salvar vidas.

noticia Jaime Arimany
Cómo me surge la conciencia social (II parte)

La experiencia para la lucha de cambiar el destino de los guatemaltecos pobres.



Más en esta sección

Ciudadanos vuelven a tomar la Plaza de la Constitución

otras-noticias

Se estrena, por fin, «Selena: The Series» a Netflix

otras-noticias

A 40 año de la muerte de John Lennon

otras-noticias

Publicidad