[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Fase terminal de la vulgaridad política

opinion

Congreso y Ejecutivo: síntesis de decadencia y mediocridad.

Con los de mi generación, fuimos a la escuela signados por regímenes administrados por una entente formada por militares y civiles –estos últimos, pretendidos políticos encargados del doméstico– para planes, programas y proyectos más la operatoria del gobierno, los asistían tecnócratas, nacionales y de la banca internacional, que sacaban la tarea, otros llevaban cuentas y siguiendo órdenes de “allá arriba” apartaban centavos del presupuesto para los “estadistas” a cambio recibían beneficios del rebalse. Aquellas nefastas administraciones se embozaban en el anticomunismo, para quedar bien con los gringos y sacaban ventaja de ello. Además actuaron como lacayos del capital nacional y transnacional. Incluso, apretaron el gatillo, pagando al gatillero. La excusa: Frenar el avance comunista. Se envilecieron en el poder. Algo cambió con la democratización política y la paz. Se detuvo el sicariato. Para entonces habían matado la esperanza.

Fue una ligera ilusión, soñamos con una nueva realidad política. Su ejercicio, a cargo de estadistas. Aquello no ocurrió. Ni de lejos. Con la apertura –1985– llegó la juerga y damiselas a palacio –un gobierno en aguas– luego vinieron, gánsteres y mercaderes: rematan los bienes públicos. Les siguieron genocidas reciclados y animales de patio: el pollo y el conejo. Les reemplaza un debilucho gavilán. Dos que tres destellos de mejora, nada sostenible. El balance de la etapa es negativo. Corruptela, roscas de crimen y negocios, despilfarro de fondos públicos. Luego llegó la Roxy y la “inteligencia” militar. Inicia un nuevo ciclo putrefacto; con capacidad renovada para saquear el Estado. La fuente primaria de acumulación –como en tiempos de la 2: las aduanas. Al mismo ritmo de la corruptela y decadencia en el Ejecutivo, llega mediocridad, gatilleros y delincuentes al Congreso de la República. Se integra por personajes sin capacidades legislativas, ni políticas. Llegamos a los de ahora. No mucho bueno. Degradación moral e incapacidad política están en el top ten. Hasta la diplomacia les llama idiotas. Nadie los respeta. Provocan risa y repulsión. De sus correrías: el pacto de corruptos, investigar a Thelma Aldana. Apropiarse del antejuicio. Recusan a jueces sin rubor. Sarcásticamente reivindican  derechos humanos. Vergonzosos.

La ventaja del bochorno, en ejecutivo y congreso –en minúscula– es que llegó al fondo de la desvergüenza. La oscuridad, anuncia la aurora. Movilización social y recambio electoral. La receta. No es fácil, pero es posible. Por fin nos desharemos de esta desvergüenza. Algunos son jóvenes, pero están corroídos, pútridos. No representan futuro. Son regresivos y oscuros. Su “carrera” se acaba.

Quedarán fuera del hemiciclo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
5 Minutos
noticia DIEGO AGUDELO*
La revancha del petróleo

IN ON CAPITAL

noticia Cristian Velix / elPeriódico
Tribunal emite condena de 30 años de prisión contra asesino de María Isabel Veliz

Gustavo Adolfo Bolaños Acevedo fue condenado por el asesinato de la menor quien fue hallada muerta en 2001.



Más en esta sección

MP señala que no ha recibido información oficial sobre la decisión de EE.UU.

otras-noticias

Cierran centro de vacunación en el Colegio de Ingenieros

otras-noticias

Nominan a los premios Emmy al documental “El arte del asesinato político”

otras-noticias

Publicidad