[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Diálogo como construcción de futuro

opinion

Guatemala demanda cambios, cambios concertados y no impuestos.

El diálogo se ha venido desprestigiando en Guatemala durante las últimas décadas. La razón es sencilla: ha sido utilizado para preservar el ayer, y no para construir el mañana. Algunos, incluso, han pretendido que el diálogo les proporcione las victorias que nunca obtuvieron en el conflicto armado interno o en las votaciones abiertas de más de treinta años de democracia electoral. El diálogo no sustituye las elecciones generales ni las obligaciones de los gobiernos. Lo que sí puede lograr es construir una visión del futuro deseado, de los acuerdos básicos que como sociedad la mayoría, nunca todos, pueden establecer de común acuerdo. Son base de futuro, no su descripción detallada. Es esbozo que tocará  construir a quienes el pueblo decida elegir.

Es importante hacer notar que no sustituye la gran batalla contra la impunidad o debilita que todos somos iguales ante la ley. Guatemala tiene abierto el desafío de detener al crimen organizado, el narcotráfico y la cooptación del Estado por grupos oscuros. Esto no puede detenerse. No es asunto de derecha o izquierda, es asunto de sobrevivencia nacional. La batalla tan solo empieza y debe seguir. Lo importante es hacer notar que no es la única batalla y no puede detenerse el proceso de modernización social y económica del país, por subordinarla a temas legales, fundamentales pero no únicos. Guatemala tiene retos impostergables que deben ser atendidos.

El diálogo no podrá florecer si seguimos empeñados en la cultura de la descalificación, de descartar las intenciones de nuestros opositores políticos, descalificar a otros sectores de la sociedad civil, a todos y cada uno de los partidos políticos, e incluso a las universidades e iglesias, nuestras últimas reservas morales. Es momento de darles su rol indispensable y pedirles que nos acompañen en un esfuerzo nacional por encontrar rutas de futuro, de evitar continuar enfrascados en la polarización ideológica del ayer o las confrontaciones políticas del presente. La agenda es clara y contundente: se trata de crear las reglas de nuestro sistema democrático de cara al futuro, de definir las normas que deben respetar las fuerzas políticas, de establecer los derechos y obligaciones de las instituciones públicas y de quienes laboran en el Estado, de garantizar la capacidad de nuestro país de enfrentar la pobreza  extrema, la necesidad de una mayor urbanización de la población y de una infraestructura vial eficiente, de un sistema de salud y educación acorde al siglo XXI y no al siglo XVIII, y de establecer reglas de una economía orientada al empleo, al desarrollo y la sostenibilidad ambiental. Son temas fundamentales de un diálogo de construcción de futuro, no tretas para tratar de preservar el pasado o defender el statu quo. Guatemala demanda cambios, cambios concertados y no impuestos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Suplementos
Con el patrocinio de BAC Credomatic lanzan GUATonline
noticia Redacción / elPeriódico
Gobernación dice que uso de vehículos sin placas es por “medidas de seguridad”
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Capturan en Petén a un hombre de los 100 más buscados de Guatemala

Inmer Estuardo Sosa Casasola, alias “Güero” tenía orden de detención por violación, plagio o secuestro, asesinato y asociación ilícita.



Más en esta sección

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

La Rebelión de Abril enterró la sucesión dinástica de Rosario Murillo

otras-noticias

Ministra de Salud da positivo a COVID-19

otras-noticias

Publicidad