[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Honrarás los libros

opinion

El mandamiento que faltaba para completar la tabla.

Desde hace unos años para acá, se ha convertido en una sana tradición escribir una columna anual para provocar un encuentro (siempre prometedor) entre los libros y sus lectores. La razón de hacerlo es la llegada de la FILGUA.

Por estos días, me parece particularmente importante convocar a la lectura. No soy como muchos, detractora de las redes sociales, o de las infinitas posibilidades del Internet. Creo con fervor que las posibilidades de conocer el mundo en su vastedad y hasta el universo, están en ese Aleph portátil que es el celular. También entiendo a la perfección el dulce sabor de la adicción a las series de Netflix, algunas de ellas, brillantes. Otras, con la pobre calidad de una telenovela: personajes de estereotipo y un manejo narrativo primario. Justamente por haberme entregado con entero abandono a los altos niveles de distracción de esos estímulos es que puedo afirmar con conocimiento de causa el resultado: pérdida pasmosa de tiempo, confusión mental que nace del desenfoque y la fatiga que provoca el constante zapping de un tema a otro, sin profundizar en nada.

Doy clases en la Universidad a jóvenes que viven metidos en eso: las series y las redes sociales. Su dificultad para afrontar los desafíos de la comunicación más compleja, su incapacidad de ahondar en las cosas, hilvanar ideas, hacer conexiones, construir ideas, aparte de su casi olvidada ortografía no les hacen ningún favor para construir una carrera profesional. Es como si pudieran acceder a toda tecnología menos a la más crucial: el disco duro de su cabeza.

Por eso abogo siempre por la necesidad urgente del retorno a los libros. Particularmente, a las narrativas complejas y demandantes que se convierten en sano ejercicio para nuestro cerebro, aparte de colaborar con nuestra capacidad de construir sentido de la existencia.

El mundo se convierte en algo cada vez más amplio y complejo. En poco tiempo, los desafíos se extenderán del planeta Tierra, al Universo, de lo humano a lo robótico. ¿Cómo podremos comprender una realidad cada vez más intrincada con una cabeza cada vez menos ejercitada para la atención y con galopante ignorancia?

La narrativa es una compleja expresión del pensamiento humano. Tecnología pura de la razón que ordena la realidad más caótica y nos la hace asequible. Pensar que ya no podemos leer, porque nos cansa o nos aburre, es reconocer una amputación de las más excelsas habilidades humanas. Peor quizá que si nos cortaran una mano o ambos pies.

Dicho lo anterior, el placer de leer está no en su inmensas posibilidades de hacernos más agudos mentalmente o mejores personas. Está en la conexión que hacemos con un libro, tan intensa y profunda, que tener que cerrarlo se convierte en sentida pérdida. El placer de leer es afectivo en el sentido más hondo. Lo que a veces falta es encontrar el libro que nos está destinado. Por eso en para esta FILGUA les deseo la mejor de las suertes: que un libro crucial los encuentre.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
A propósito del Presupuesto 2021

Jose Rubén Zamora

noticia Evelyn Boche
Piden al CANG repetir elección de un titular para la CC
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Salud explica fases de vacunación en Guatemala

Las vacunas adquiridas por medio del mecanismo internacional COVAX cubre la inmunización de personal de salud y trabajadores esenciales. Las primeras dosis se recibirán en febrero.



Más en esta sección

Sala ordena al CANG convocar a segunda vuelta de elecciones para magistratura de la CC

otras-noticias

La historia del espía que preservó la isla del tesoro

otras-noticias

Lavacarros destroza el lujoso Ferrari de un futbolista italiano

otras-noticias

Publicidad