[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Saludos a la Clase del ’78

opinion

Una buena educación toca a las personas..

En la variedad está el gusto. Hay psicólogos, biólogos, ingenieros, químicos, humanistas, administradores de empresas, médicos, arquitectos, educadores, especialistas en computación, economistas, técnicos forestales, antropólogos, asesores legales y expertos en genética. En el grupo hay trotamundos, instructores de yoga, aprendices de oficios, músicos, deportistas, chefs, artistas, servidores públicos, un experto tostador de café, varios escritores, promotores de bienes raíces, un cura y un pastor, auditores, pilotos aviadores, amas y amos de casa, una practicante holística, pintores, fotógrafos, una curadora de museo y varios diseñadores. Algunos terminaron haciendo lo que dijeron, mientras que otros hallamos otros derroteros y paramos en sitios inesperados. Todos, pese a la gran diversidad de intereses, aficiones, profesiones y estilos de vida que nos caracterizan, tenemos en común ser parte de la Clase de 1978 del Colegio Americano de Guatemala (CAG). Más de cien personas fuimos miembros de dicha promoción. ¿Qué fue de nuestras vidas? ¿Qué balance hace cada uno?

Cuarenta años atrás, quienes nos graduamos del CAG caminamos por el pasillo frente a la biblioteca para recibir nuestro diploma de secundaria. Portábamos las herramientas recibidas, emoción por el cierre de esa etapa, cansancio acumulado, un cargamento de sueños, expectativa de lo que vendría a continuación, una buena dosis de ansiedad por el cambio, la ingenuidad de sentirnos dueños del mundo, nostalgia por la inminente separación, el protagonismo del instante y esa sensación única de la mirada orgullosa de nuestros papás sobre nosotros. Nuestros caminos tomaron rumbos distintos. Muchos seguimos acá los estudios, otros optaron por una universidad en el extranjero y unos cuantos dijeron adiós a las aulas. Varios terminaron echando raíces en otros países. Con frecuencia nos hemos encontrado en una encrucijada, sin saber qué hacer. Otras veces nos hemos movido con gran soltura y determinación. El tiempo nos ha hecho descifrar lo que nos mueve las entrañas; aquello que prende la chispa y despierta nuestra pasión. Nos ha ayudado a distinguir lo importante de lo superfluo. Aunque uno sigue imaginándose como cuando estaba en quinto curso, los años no han pasado en vano. Frente al espejo vemos a papás y a abuelos, a personas que han enfrentado inmensos éxitos y estrepitosos fracasos, a seres humanos tan valiosos y vulnerables como cualquier otro, marcados por sus vivencias, por las indescriptibles alegrías y enormes penas que han vivido. La mayoría hemos visto nuestra existencia proyectarse mágicamente, a través de nuestros hijos e hijas. Somos testigos de la bendición de contar con personas maravillosas, a las que amamos entrañablemente, quienes están siempre a nuestro lado, en las buenas y en las malas.

Aunque en muchos casos las ocupaciones y el tiempo nos han distanciado, este fin de semana nos reuniremos para festejar 40 años de graduación. Es un buen momento para evocar la época colegial, tomarnos el pulso, aceitar relaciones y recordar especialmente a seis compañeros que se nos adelantaron y ya no están con nosotros. También nos permitirá dar fe de lo que la educación provoca, agradecer por ser parte de un grupo tan privilegiado y devolver algunos de los beneficios recibidos. Muchos guatemaltecos siguen marcados por la falta de oportunidades. Menos de uno de cada cuatro jóvenes entre 16 y 18 años de edad están en diversificado y un porcentaje ínfimo llega a la universidad. Por ello, aparte de festejar, debemos hacer lo que esté a nuestro alcance para contribuir, tanto individual como colectivamente, a que más patojos gocen de una educación de calidad, similar a la que nosotros tuvimos. Una que les haga volar y llegar lejos. ¡Saludos a la Clase del ’78!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Juan Osorio / DPI 2423 13396 2103
Fui trabajador, no representante legal
noticia dpa / ap / Afp
Atentado en Pakistán causa al menos 65 muertos

Una facción talibá se atribuyó la autoría del atentado. Aseguraron que  “el objetivo eran los cristianos” y amenazaron con futuros ataques.

 

 

 

noticia
Regresa la campaña Únete

Este año vuelve la gran rifa Únete para salvar niños con cáncer.



Más en esta sección

Ciudadanos vuelven a tomar la Plaza de la Constitución

otras-noticias

Se estrena, por fin, «Selena: The Series» a Netflix

otras-noticias

A 40 año de la muerte de John Lennon

otras-noticias

Publicidad