[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Las víctimas de siempre

opinion

Una interminable lista de víctimas de la ignominia, mártires  todos de la insania, la incomprensión y la injusticia.

Un grupo de jóvenes está en la creencia –porque así se lo han inculcado líderes mañosos– que eso de la represión y la impunidad arranca de unos pocos años para estos días. Absolutamente falso, pues esos inveterados males se incrustaron en estas tierras feraces y ahora inhóspitas, hace más de quinientos años, después del descubrimiento de Indoamérica, como le decía el Maestro Carlos Martínez Durán. La violencia, la represión y la impunidad se entronizaron en este territorio en ese lejano año de 1492. Por eso es que no solo en la avenida de La Reforma se ven cruces frescas de mártires sino que en todo el ámbito nacional. Yo al menos he observado desde hace más de 70 años: lápidas y nombres, cruces y fechas que recuerdan ese interminable martirologio. En la esquina de la once calle y sexta avenida, está la placa que recuerda a Juárez, Orozco, Acevedo, Urrutia y Carrillo, sacrificados en junio de 1956 por la mal llamada Liberación; en la esquina del Musac se observa el bronce que rememora el sacrificio de Funes, Gálvez Galindo y López Toledo, inmolados en 1962 por una patrulla ydigorista; además, las lápidas que rememoran: el ametrallamiento por la espalda de Adolfo Mijangos en la época aranista y en la zona nueve, la inmolación impune de Manuel Colom Argueta durante el desgobierno de Lucas.

Como un interminable catálogo de iniquidad refulgen en el mármol de las pilastras que circundan el atrio de Catedral los numerosos nombres de los mártires: los Quisibal, seguidos de los Quixam, Antonio Santay y su prole, los Chibalán, Chiquín, Chipel. Abajito, los Tojín, Tot y Tomás; los Mus, Margarita Muc y los Morente. En las pilastras del centro las víctimas ejecutadas: los Hu, los hermanos Ical, Prudencio Ijon, Magdalena Icoj, los Imul, los Itzep y los Ixcoy. De las pilastras que protegen a la señora que vende veladoras y candelas, brotan más nombres de víctimas de masacres: Benito, Manuel y Prudencio Mato, los primos Montejo, los abuelos Misti, Mateo Pablo y Juan Pabaquil.

Por los cuatro costados, los pilares de mármol de Zacapa, muestran al mundo los nombres de los desaparecidos: las familias Zapón y Zapeta, los cuatro Caal, los cinco Caba, los siete Cahuec. Todos, absolutamente todos, víctimas de las torturas, las masacres, desapariciones y ejecuciones. Lo mismo en Chichupac que en Plan de Sánchez; en Río Negro que en Xamán. En lo alto de una pilastra, llama la atención el nombre del sacerdote mártir: Juan José Gerardi, lapidado por los que tiran la piedra y esconden la mano.

Una interminable lista de víctimas de la ignominia, mártires  todos de la insania, la incomprensión y la injusticia. Amanece triste ese domingo de junio cuando  despierta colérico el volcán de Fuego, sepultando con flujos piroclásticos, lodo, lahares y lava, pueblos inocentes: San Miguel Los Lotes, Trinidad, El Rodeo y sus hermanos son borrados del mapa. El nombre de don Concepción Hernández ocupa un sitial en las pilastras de la Catedral Metropolitana.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Investigación >investigacion@elperiodico.com.gt
Política, dinero y poder: la alianza UCN-Vamos

El 14 de enero próximo se cumple un año de cogobierno, el partido Vamos del presidente Alejandro Giammattei se alió con la Unión del Cambio Nacionalista (UCN), un partido con ideología narco, que apoya las iniciativas oficialistas en el Congreso de la República a cambio de prebendas como obras, negocios y gobernaciones.

noticia Rodrigo Estrada
Pese a la pandemia, Empornac gastó más de Q1.3 millones en regalos
noticia Carlos Dumois / Dueñez* Empresaria
¿Solución milagrosa?

A veces no sabemos considerar seriamente alternativas de solución por apreciarlas demasiado sencillas y fáciles.



Más en esta sección

“El Chancle”

otras-noticias

Las entrañas del poder VI

otras-noticias

El Panteón no es para Rimbaud

otras-noticias

Publicidad