[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La función de las fronteras políticas

opinion

Así podemos afirmar que las fronteras políticas se establecen para controlar a la población, sujeta a un determinado régimen estatal.

Visto desde el espacio sublunar, nuestro planeta es una bella esfera azul, moteada por las nubes, las selvas y los desiertos. A esa distancia, no se observa ninguna estructura humana. En el lado oscuro, el que no ilumina el Sol, el planeta se ve iluminado por multitud de luminarias que indican todo tipo de actividades de nuestra especie. Ciudades y pueblos que nunca duermen, encendidos mechones de gas que se escapan de pozos petroleros, flotas de pescadores nocturnos que con luz atraen a los peces. Áreas iluminadas y áreas oscuras. Y aun así, no se ven por ninguna parte las fronteras políticas que, en las dos dimensiones que generalmente habitamos, son tan reales y notables.

Pero no solo existen fronteras políticas. De hecho, todos los seres están limitados por fronteras. Fronteras son las membranas que encierran el material que compone a cada célula biológica; frontera es la piel que cubre nuestros cuerpos, la corteza de los árboles, la superficie de todos los objetos que utilizamos. De hecho, sin algún tipo de fronteras no seríamos individuos distintos. Seríamos como el agua o el aire, los océanos y los mares o la atmósfera; e incluso estos elementos están contenidos e individualizados por sus propias fronteras. El planeta mismo se distingue de su ambiente circundante por algún tipo de frontera.

Dicho esto, es especialmente importante en nuestra época reflexionar sobre la función específica de las fronteras políticas. Fronteras que en realidad son relativamente arbitrarias. Por ejemplo: Guatemala y México comparten una frontera que en algunos lugares es un río; en otros, una simple línea imaginaria. Lo mismo sucede con la frontera que separa a México de los Estados Unidos: una frontera política que separa, que parte en dos, un territorio idéntico y una población que en ambos lados es básicamente la misma.

La frontera México-Estados Unidos es un río; en realidad, un riachuelo llamado “Bravo” en México y “Grande” en el vecino del norte; y una larga línea que existe solo marcada en los mapas, pero que poco a poco se está volviendo más tangible con bardas, cercas o muros, vigilados por patrulleros armados, que impiden el cruce de personas que no cumplen con determinados requisitos políticos, arbitrariamente establecidos: pasaporte y visa, por ejemplo.

Así podemos afirmar que las fronteras políticas se establecen para controlar a la población, sujeta a un determinado régimen estatal. Una población que debe entregar parte de su trabajo diario a un gobierno, a cambio de recibir protección comunitaria y los beneficios de la justicia, el orden y la paz.

De ser cierto esto, se podría afirmar que, cuando el medioambiente es favorable, pacífico, generoso, amable, las fronteras tienden a volverse más porosas o menos rígidas. Las comunidades y las poblaciones se vuelven también acogedoras e inclusivas. En cambio, la escasez de recursos, los cambios ambientales bruscos, la percepción de peligros inminentes, hacen que las comunidades y los gobiernos hagan que las fronteras políticas y económicas se vuelvan más impermeables, más infranqueables. En esas difíciles circunstancias, las poblaciones se tornan más temerosas, más desconfiadas y se encierran en sí mismas; se elevan las defensas, crece el egoísmo y la actitud acaba siendo “sálvese quien pueda”.

En este siglo, parece que el mundo actual se está moviendo hacia fronteras políticas más rígidas, comunidades más cerradas e individuos más egoístas. ¿Será que la humanidad percibe de alguna forma que estamos llegando a los límites del bienestar sostenible? De ser así, muchos de los lamentables acontecimientos políticos actuales que nutren las noticias son explicables.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia José Alejandro Arévalo Alburez
El año del cambio

Bicentenario de la Independencia.

noticia
5 Minutos
noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Segeplan estima Q6 millardos en pérdidas por “Eta” e “Iota”


Más en esta sección

Solo quedan 160 camas para enfermos de COVID

otras-noticias

Kobe Bryant, un año después

otras-noticias

Joe Biden impulsa creación de empleo

otras-noticias

Publicidad