[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Accidentes de tránsito

opinion

La posibilidad de sufrir accidentes ya sea viajando en un vehículo o siendo un peatón, pueden surgir en cualquier momento y lugar.

Hace una semana me llegó un correo del señor Héctor Morales, de la Asociación de Prevención y Atención de la Seguridad Integral en el Tránsito “APASIT” en el cual me motivaba para que escribiera sobre las víctimas de la violencia vial.

A lo largo de mi vida he tenido la tristeza de enterrar por la muerte en accidentes de tránsito a amigos e hijos de familias queridas. Pero no solo la muerte es terrible en esos accidentes, también se puede sufrir por golpes y lastimaduras dolorosas.

Entre las causas más comunes de los accidentes tenemos la del piloto, entre ellas la irresponsabilidad por manejar estando cansados, en estado alcohólico, con enojo, distracciones como hablar por el celular, estar viendo una libreta de direcciones, etcétera; a causa de desperfectos del vehículo: llantas, motor y otros; por acciones de terceros, otros vehículos, peatones y animales; por mala señalización, mal tiempo y daños en las carreteras.

La posibilidad de sufrir accidentes ya sea viajando en un vehículo o siendo un peatón, pueden surgir en cualquier momento y lugar, especialmente cuando existe un tránsito pesado como el que se vive actualmente en nuestras carreteras y en la ciudad capital.

Hace cincuenta años los cinturones de seguridad no eran obligatorios y cuando los tenían, solo sostenían a las personas rodeándolas por la cintura, el pecho quedaba a merced del choque y del rebote; se tenía un solo asiento delantero, no dos asientos como vienen ahora, por lo cual era común que los niños pequeños fueran adelante en el mismo, sentados o de pie entre sus padres.

Para agilizar la salida y entrada a la capital por Muxbal, la Policía Municipal dirige el avance de los vehículos, alternando el carril del centro en las dos direcciones, y a ciertas horas dirigiendo los tres carriles en un solo sentido. Hace unos días, al salir de mi casa, vi que había lugar para adelantarme y pasar al primero de los dos carriles, cuyos vehículos circulaban en dirección a Santa Catarina Pinula, lo crucé para lograr la oportunidad de llegar a la trocha que me llevaría al centro de la ciudad; en eso, una señora que probablemente venía distraída en el carril central se detuvo enfrente de mí, bajó el vidrio para enseñarme que su hija pequeña, de unos dos años de edad, iba paradita al lado de ella en el asiento delantero y que podría haberse lastimado si hubiéramos colisionado. En ese momento me recordé de las normas que deben cumplir mi hijo y su esposa que viven en EE. UU., con respecto a la seguridad de mis nietas pequeñas y me pregunté ¿Quién es el irresponsable? Me informó mi nuera que, los niños hasta los doce años, con un peso y altura menores de 80 libras y 1.45 metros, deben viajar en el asiento trasero con silla de seguridad, pudiendo ir en los asientos delanteros hasta los doce años; si no los cumplen, los padres son llevados a los tribunales, pudiéndoseles quitar la custodia de los niños por irresponsables.

Hace unos sesenta años, siendo alrededor de las nueve de la noche, viajábamos unos cinco compañeros por el centro de la ciudad hacia una fiesta, en el automóvil de un primo de en ese tiempo mi mejor amigo; nos dirigíamos del poniente al oriente, de la primera avenida hacia la doce por la novena calle de la zona uno; cuál no sería mi susto cuando oí gritar al piloto, ¡Ruleta Chapina! E inmediatamente acelerar el auto y no parar en las avenidas, gracias a Dios no nos accidentamos, pero evidentemente, nunca más me volví a subir a su vehículo.

farimany@hotmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucía Escobar
Hablemos de sexo

lucha libre

noticia AFP
EE. UU lleva a cabo la primera ejecución federal en 17 años

Un supremacista blanco arrepentido que fue condenado a muerte por el asesinato de una familia de tres personas fue ejecutado este martes, en la primera aplicación de la pena de muerte a nivel federal en Estados Unidos, tras el fin de una moratoria de 17 años.

noticia Luisa Paredes
Vicepresidente estadounidense, Mike Pence, visitará Guatemala


Más en esta sección

España anuncia la compra de 50 millones de dosis adicionales de vacunas anticovid

otras-noticias

¿Quién se vacunará primero en Estados Unidos?

otras-noticias

Instituciones rechazan incremento en tasas de servicios de Salud

otras-noticias

Publicidad